¿Cuál es el futuro de los MRC en las facultades de derecho? Un diálogo al respecto en Estados Unidos

derecho

John Lande escribió un artículo para Mediate donde cita una conversación entre Doug Yarn y Jean Sternlight sobre el cierre del Programa de Métodos de Resolución de Conflictos -MRC- en la Facultad de Derecho de la Universidad del Estado de Georgia donde Doug era profesor. El punto central del artículo es la preocupación sobre el futuro de la enseñanza sobre los métodos de resolución de conflictos en las facultades de derecho en Estados Unidos. Sobre este punto, a continuación, se resaltan algunos aspectos mencionados por John.

  • Los programas de MRC no son la novedad en las facultades derecho y por ello pueden empezar a tambalear cuando compiten por recursos con otros temas dentro de la facultad.
  • Los programas de MRC no son sostenibles y la mayoría que existen dependen de la motivación de su director o directora ¿Qué pasará cuando estos profesores se vayan?
  • La creación del perfil profesional del abogado-mediador o conciliador no llegó a despegar o desarrollarse lo suficiente y por ello los programas de MRC no son indispensables para las facultades de derecho.
  • El derecho es una carrera aún muy cerrada a diferencia de la medicina y otras donde la integración inter y multidisciplinar está más avanzada. Los MRC non han logrado generar el valor agregado suficiente para cambiar la tendencia de las facultades de derecho ensimismadas.
  • Los aspirantes a ser estudiantes en la carrera de derecho no están demandando en las universidades el tener MRC, buscan otras cosas. Frente a la pregunta ¿Por qué quieres estudiar derecho? La respuesta no es ser mediador o árbitro.
  • Haciendo referencia a Michael Moffitt, las facultades de derecho tienen las siguientes formas de abordar los MRC:
    • Islas: los métodos son una parte fuerte e importante del currículum.
    • Vitaminas: los estudiantes deben tomar a menos una clase de MRC.
    • Sal: los MRC son considerados importantes para las diferentes ramas de derecho, pero no son un plato en sí mismo.
    • Gérmenes: algunos profesores de manera sutil incluyen temas de MRC en sus clases.
  • En varios escenarios se debate cuál debería ser el abordaje de los MRC en las facultades de derecho, algunos piensan que se debe desarrollar una manera nueva de entender el ejercicio del derecho (abogado que diseña los procedimientos para resolver los conflictos, no solamente el litigio), otros piensan que el enfoque debe ser la reconciliación como parte de la resolución de conflictos.

El anterior debate es muy interesante y para trasladarlo a las facultades de derecho de Colombia ¿Cuál es la tendencia? ¿Se fortalecerán o disminuirán las clases de conciliación y arbitraje? ¿Cómo están entendiendo las facultades de derecho los MRC? ¿Cuál es el impacto de 28 años de formación en conciliación en las facultades de derecho? ¿Podemos afirmar que se están formando abogados con una identidad nueva de conciliador?

Brevemente voy a compartir mis percepciones como docente de conciliación en varias facultades de derecho en universidades en Colombia.

  • La conciliación parece estar estancada en la formación de los abogados desde las facultades de derecho. El interés ha estado ligado a las legislaciones en los años 1991, 1998 y 2001. Después de 18 años desde el último impulso legislativo, la conciliación no es una novedad desde hace muchos años. La jurisprudencia también está estancada, ya no hay pronunciamientos de las Cortes que pongan en la mesa de discusión la conciliación, esto también depende de la legislación que no es reciente.
  • El interés de las clases de conciliación en las facultades de derecho, al igual que en Estados Unidos, podría estar más vinculada a la motivación del docente que a una política institucionalizada de las facultades de derecho. Los decanos de las facultades de derecho no sobresalen como líderes en conciliación, salvo uno o dos casos.
  • Los colombianos no buscan estudiar derecho porque sueñen o deseen convertirse en conciliadores. Asimismo, un criterio para seleccionar la facultad de derecho y universidad a estudiar no es por el reconocimiento del programa de conciliación o centro de conciliación universitario.
  • Las facultades de derecho no están formando abogados conciliadores, están formando abogados litigantes, civilistas, asesores, docentes, etc. Una clase no es suficiente para competir con 5 o más clases en derecho procesal, penal, civil, etc.
  • Tenemos facultades de derecho “vitaminas” donde el estudiante es obligado a tomar la clase de conciliación porque el Ministerio de Justicia y del Derecho lo ha exigido, pero eso no ocurre en todos los casos, en algunas facultades los estudiantes se pueden graduar sin pasar por conciliación.
  • Las facultades de derecho tienen formas muy diferentes de entender la conciliación o en algunos casos de no entenderla en lo absoluto. Por ejemplo, algunas la siguen viendo como parte del derecho procesal, otras como parte del derecho social. En las prácticas sigue estando vinculada al centro de conciliación que tiene en la realidad una identidad siamesa con el consultorio jurídico.

¿Cuál es el futuro de la conciliación en las facultades de derecho? Invitamos a sus aportes.

Negociando como una mujer

pulling

Fuente: https://appliedunificationism.com/2017/07/31/battle-of-the-sexes-in-the-unification-movement/

La literatura sobre género y resolución de conflictos es limitada, en esta oportunidad Jan Frankel Schau y  Nina Meierding escriben para Mediate.com un artículo interesante cuyos puntos principales son los siguientes.

Las autoras afirman que hombres y mujeres se comunican de manera diferente en las mediaciones y que si esto es tenido en cuenta por el mediador, puede ayudar a las partes a resolver sus conflictos de manera más efectiva. Algunos puntos a tener en cuenta son:

  1. Construir una relación o terminar el trabajo

Las mujeres tratan de generar empatía porque se comunican de una manera para generar rapport. Los hombres se comunican de una manera por la cual comparten información y tratan de resolver problemas. Lo último puede frustrar a las mujeres porque esperan empatía y no ayuda.

  1. ¿Qué quieren realmente?

Las mujeres se comunican sugiriendo y los hombres de forma directa diciendo lo que quieren. Las mujeres usan las sugerencias con personas de menor jerarquía para mantener la relación, en cambio, el hombre lo hace con personas de mayor jerarquía y con los de menor no.

  1. El ritual de la pelea

Los hombres utilizan posturas de oposición más que las mujeres. En los escenarios jurídicos, los dos tienden a argumentar.

  1. Por favor no interrumpas

Las mujeres tienden a interrumpir con comentarios y preguntas cortas para tener más información mientras el hombre habla, esto puede ser tomado por los hombres como interrupciones que molestan.

  1. Solo diga que lo siente

Las mujeres tienden a disculparse como una manera de expresar preocupación o empatía, el hombre lo hace cuando considera que tuvo un error.

  1. Buenos chistes entre amigos

Las mujeres hacen chistes sobre ellas mismas e internos, los hombres lo hacen sobre otros. Los chistes los pueden hacer las mujeres y no se entienden igual si los hace un hombre y viceversa.

¿Qué pueden hacer los mediadores?

Al entender la manera como se comunican mujeres y hombres, el mediador puede traducir al otro lo que quiso decir. Esto evitará o le permitirá al mediador manejar los malos entendidos en la comunicación.

Jan Frankel Schau y  Nina Meierding recomiendan los siguientes libros: “You Just Don’t Understand” y “Talking from Nine to Five”

Para más información se puede consultar: www.mediate.com/ninameierding

Lecciones aprendidas en formación en mediación

Mediate

Stuart Watson escribe un artículo para Mediate.com donde comparte algunas lecciones aprendidas basado en su experiencia de 15 años en formación para mediadores en Estados Unidos.

Más allá de los temas, los objetivos y competencias, ¿Qué crea un ambiente propicio para la formación de los mediadores?

  1. Comunidad: se debe generar una sensación de comunidad entre los estudiantes y los docentes para que los primeros desarrollen sus habilidades como mediadores que trabajarán con comunidad.
  2. Seguridad emocional: en la mediación no hay respuestas correctas y únicas formas de hacer las cosas, por ello, los docentes se enfocan en la crítica constructiva y se recalca que la mediación es un camino de vida donde todos aprenden.
  3. Reducción del estrés: el mejor ambiente de aprendizaje es uno libre de estrés. El estrés aumenta si el mediador considera que es responsable por el resultado, por ello, se enfatiza que son las partes las que deben tomar las decisiones.
  4. Tiempo e intregración: No es recomendable que la capacitación sea intensiva de días enteros, se recomienda que se tengan de dos a tres días de intervalo para procesar la información del entrenamiento.
  5. Empoderamiento: los docentes dicen a los estudiantes que cualquiera de ellos puede ser mediador y promueven la seguridad en ellos mismos.

Para leer el artículo completo se puede consultar el link:

http://www.mediate.com/articles/WatsonS2.cfm

 

Escuelas de mediación: descripción, pros y contras

Mediate

newzena130

 

 

 

 

 

Foto: Zena Zumeta

Fuente: http://www.mediate.com/people/personprofile.cfm?auid=217

En la formación de mediadores y conciliadores en Colombia, no es claro el enfoque del estilo o escuela que se sigue. Esto se refleja posteriormente en el trabajo de los mediadores y conciliadores, cuando no saben cómo responder a la pregunta de qué escuela siguen o qué estilo prefieren. De hecho, aunque no se sabe concretamente cuál es la escuela teórica que más se aplica en Colombia, en el estudio de los 25 años del Sistema Nacional de Conciliación del DNP, se afirma que los conciliadores prefieren la escuela de Harvard. En muchas ocasiones de manera errónea se dice que al mediar o conciliar los operadores aplican de todo un poco.

En un artículo de Zena Zumeta publicado en Mediate.com, se mencionan los estilos (o escuelas) de mediación, se describen brevemente y se mencionan sus pros y contras.

En dicho artículo se relacionan 3 estilos: facilitativa, evaluativa y transformativa.

Facilitativa: el mediador estructura el procedimiento para asistir a las partes en lograr una solución al conflicto que sea de mutuo acuerdo. El mediador no hace propuestas a las partes, el mediador está a cargo de los pasos a seguir, mientras que las partes son responsables del resultado. Los mediadores facilitativos buscan que las partes logren acuerdos basados en la información y el entendimiento y realizan reuniones conjuntas y algunas individuales.

Evaluativa: el mediador ayuda a las partes a lograr un acuerdo para lo cual identifica los aspectos débiles y fuertes del caso en discusión y predice lo que un juez podría decidir si conociera el litigio. El mediador puede hacer recomendaciones formales o informales en relación con los posibles resultados del caso. Los mediadores están interesados más en los derechos de las partes que en los intereses y necesidades de las mismas y evalúa el caso aplicando los principios legales. Los mediadores prefieren realizar reuniones individuales y tienen algunas conjuntas. Los mediadores promueven una solución jurídica más que un acuerdo. El mediador estructura el proceso y tiene influencia en el resultado de la mediación.

Transformativa: el mediador transformativo tiene reuniones conjuntas ya que es la manera por la cual las partes pueden brindar reconocimiento. Esta mediación se basa en los principios de reconocimiento y empoderamiento de las partes para lograr una transformación de ellas y sus relaciones. Las partes estructuran el proceso y su resultado y el mediador sigue su liderazgo.

La escuela que faltó mencionar en el artículo es la narrativa, en la cual el mediador ayuda a las partes a construir una historia alternativa de respeto, colaboración y reconocimiento mutuo. El mediador utiliza reuniones separadas y conjuntas para lograr dicho propósito. El mediador trabaja con las partes en expandir la historia del conflicto para que ellas comprendan las consecuencias del mismo y lo rechacen decidiendo cambiar esta historia que han nutrido por una diferente donde ellas redefinen sus roles y como efecto se da la solución. El mediador no hace propuestas de solución a las partes ya que nadie mejor que ellas conoce el conflicto; sin embargo, les ayuda a estructurar sus narrativas.

Pros y contras:

De acuerdo con Zumeta, los que apoyan la mediación facilitativa y transformativa dicen que empoderan a las partes y las ayudan a que sean responsables de su conflicto y solución. Los detractores dicen que toma mucho tiempo y pueden terminar sin un acuerdo. También afirman que el mediador no puede proteger a las partes en desventaja y que ello contradice el principio de equidad.

Los que apoyan la mediación transformativa critican que los mediadores facilitativos y evaluativos presionan mucho a las partes para lograr un acuerdo, que son las partes quienes deben decidir qué quieren y no el mediador.

Los que apoyan la mediación evaluativa dicen que sus clientes quieren respuestas si ellos no pueden lograr un acuerdo y si su respuesta es justa. También dicen que el crecimiento en casos atendidos por este tipo de mediación prueba que los usuarios la prefieren. Una crítica a ello es que los abogados prefieren la mediación evaluativa por ser la más parecida al derecho.

El artículo de Zena Zumeta es interesante y se recomienda su lectura en el siguiente link:

http://www.mediate.com/articles/zumeta.cfm

Entrevista con John Paul Lederach

Mediate

La prestigiosa Web sobre mediación Mediate.com ha publicado una entrevista con John Paul Lederach. Como es conocimiento de muchos, Lederach es uno de los más reconocidos teóricos y practicantes de la Resolución de Conflictos quien ha visitado y trabajado en varias ocasiones en Colombia.

Para ver la entrevista hacer click en el siguiente enlace:

http://www.mediate.com/articles/completelederach.cfm

Artículo sobre el Mundial de Fútbol y la Mediación

LogoMundialFutbol

Imagen: logo Mundial de Fútbol Brasil 2014

 

A propósito del Mundial de Fútbol que se está llevando a cabo en Brasil por estos días donde Colombia está realizando un papel sobresaliente, en Mediate.com han publicado un artículo titulado: “Competition, Collaboration and Integrity at the World Cup” escrito por James Melamed. En dicho artículo el autor reflexiona sobre el Mundial en términos de cómo nos relacionamos como seres humanos enfocados en la competencia, la colaboración y la integridad. Agrega que hay muchas lecciones para ser aprendidas y que el fútbol es para todas las personas. Precisamente después de leer el artículo, una de las frases que más me ha llamado la atención es la siguiente:

“En el fútbol internacional, nosotros tal vez tenemos el mejor sustituto en el mundo para nuestra tentación hacia una guerra destructiva. El fútbol y el Mundial ofrece a cada nación, grandes y pequeñas, la capacidad de estar en su mejor colaboración en aras del respeto y el reconocimiento internacional. El Mundial, a pesar de sus imperfecciones, es de hecho el “mundo en su mejor momento” nada menos”.

¿Están de acuerdo con la afirmación del autor? ¿Qué relaciones encuentran entre el fútbol y la resolución de conflictos o la mediación?

Los interesados en leer el artículo completo lo pueden hacer aquí

En relación con la nota publicada hoy en este blog, El Tiempo publica en su sección de opinión un artículo escrito por Jorge Orlando Melo titulado: “Muertes y celebraciones” que dice:

“Uno podría pensar que hay más incidentes mortales en Bogotá que en otras partes, porque sus habitantes tienen una sensación mayor de agobio y responden con más agresividad a las molestias que les causan los demás.”

Para leer la nota completa hacer click aquí