I Congreso Nacional e Internacional de Conciliación en Derecho – 23 y 24 de octubre

cac-ccb

El Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá le invita a participar en el I Congreso Nacional e Internacional de Conciliación en Derecho 2018, con el propósito de promover el intercambio de conocimiento sobre las principales dificultades en las materias conciliables, la conciliabilidad en materias administrativas y laborales, los nuevos escenarios en los cuales la conciliación puede ser la herramienta idónea para resolver conflictos y los retos de la conciliación en derecho para la próxima década. Intercambiar experiencias con los centros de conciliación de otros países y la red de Centros de Conciliación.

Conferencia

Dirigido a

Conciliadores en derecho, centros de conciliación públicos y privados, abogados en ejercicio, mediadores, empresarios de diferentes sectores, abogados de empresa, académicos y profesionales que estén interesados y/o relacionados con el tema. Jueces y magistrados.

Metodología

Este congreso se llevará a cabo mediante conferencias magistrales por parte expertos en el tema de conciliación en derecho, promoviendo el intercambio de experiencias, conocimientos y herramientas para la solución de conflictos.

Contenido

Este evento contará con la participación de expertos panelistas nacionales e internacionales, que abordarán los siguientes ejes temáticos:

  • Temas especializados: Conciliación en materia de consumo, conciliación en propiedad intelectual y derechos de autor, conciliación en obras civiles, infraestructura y procesos constructivos, conciliación en contratos de distribución.
  • Temas nuevos por abordar: Conciliación en tierras, mediación en justicia restaurativa, conciliación en conflictos socio ambientales (recursos naturales, no renovables).  Conciliabilidad en materia laboral y administrativa, conciliación en franquicias.
  • Retos en la conciliación: alianzas publico privadas para la conciliación como mecanismo de descongestión y de garantía de acceso a la justicia.
  • La normatividad en conciliación: reformas legales y reglamentarias.
  • Conciliación virtual: la conciliación virtual, Ley 527 y su equivalente funcional.
  • Limitación por cuantías (priorización de acceso a los centros de conciliación públicos para la población vulnerable).

El valor de la inscripción:

Categoría  Código Valor
Público general 05020199 $ 400.000
Operadores CCB, amigables componedores, árbitros, conciliadores y funcionarios públicos 05020200 $ 350.000

Incluido IVA

Para inscribirse al Congreso, usted deberá:

Acercarse a las cajas principales de las sedes de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Para el pago en moneda extranjera envíe un correo electrónico a: wendy.bernal@ccb.org.co, quien se pondrá en contacto para su orientación.

Si desea, contamos con una modalidad de pago por medio de la generación de una orden de compra donde deberá enviar la siguiente información al correo electrónico: wendy.bernal@ccb.org.co con copia a: infocac@ccb.org.co

datos orden

Una vez realice el pago, para legalizarlo envíe copia de la consignación a los correos electrónicos: wendy.bernal@ccb.org.co con copia a infocac@ccb.org.co o en el teléfono 5941000 ext. 2323/ 2306.

Política de cancelación: si requiere cancelar su registro, podrá hacerse un reembolso del 50 % de la inscripción si lo solicita hasta el 20 de octubre de 2018. Lamentablemente, ningún reembolso puede hacerse luego de esa fecha, aún si el participante no asiste al congreso.

Agenda – I Congreso Nacional e Internacional de Conciliación en Derecho V3

Agenda sujeta a cambios

Anuncios

Memorias del IV Foro de Conciliación

logo_unal

Compartimos con toda la comunidad interesada la presentación de las conferencias del IV Foro de Conciliación: 40 años del movimiento MASC en el mundo: perspectivas de los métodos de resolución de conflictos en Bogotá.

Este fue el resultado de la investigación aplicada por los estudiantes de la clase de conciliación del docente Harbey Peña Sandoval en la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia. La investigación replicó el formulario de la Conferencia Global Pound.

Presentación IV foro de conciliacion

Memorias del evento de lanzamiento de la publicación: Recomendaciones para la Inversión Pública en Conciliación del DNP

El DNP en asocio con el Ministerio de Justicia y del Derecho y USAID lanzaron el 30 de mayo con la asistencia de más de 200 personas el working paper: Recomendaciones para la Inversión Pública en Conciliación.

El evento fue presidido por el Director del DNP, Luis Fernando Mejía, seguido por el Ministro de Justicia y del Derecho y el representante del Programa de Justicia para una Paz Sostenible, Michael McCullough.

Al evento asistieron directores de centros de conciliación, conciliadores en equidad y en derecho, profesores de métodos de resolución de conflictos, líderes comunitarios, jueces de paz, funcionarios del DNP, Ministerio de Justicia y del Derecho, funcionarios públicos conciliadores y la comunidad interesada en la conciliación.

El Director del DNP y el Ministro de Justicia y del Derecho coincidieron en que Colombia debe cambiar la denominación de Mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos por Métodos de Resolución de Conflictos. Un cambio que no es nominal, significa que la conciliación debe ser el método privilegiado y principal para resolver los conflictos de los colombianos.

A continuación se comparten las presentaciones del evento académico desarrollado hoy, algunas fotos del evento y al final el documento presentado hoy: Recomendaciones para la Inversión Pública en Conciliación.

Presentacion Luis Fernando Mejia

Presentacion Alejandra Betancur

Presentacion Harbey Peña

Presentacion Johana Vega

Presentacion Omar Salas

 

Auditorio1

Director DNP

Ministro JD

Panel

Harbey Peña

Omar Salas

Auditorio2

Los interesados en leer la publicación la pueden descargar a continuación:

Recomendaciones para la Inversion Publica en Conciliacion

Infografía Conciliación en Colombia

La conciliación en Colombia ha tenido resultados efectivos, rápidos, eficaces, satisfactorios y de alto cumplimiento. Este y otros resultados serán presentados mañana por el DNP, el Ministerio de Justicia y del Derecho y USAID. ¡Los esperamos!

Infografia conciliacion DNP

Recomendaciones para la Inversión Pública en Conciliación

Si quieres saber más sobre la conciliación como construcción de paz y aportes a los sectores de justicia, educación, interior, etc. te esperamos en el lanzamiento de la publicación del DNP el 30 de mayo en el salón Esmeralda 2 del Hotel Tequendama, 8:30 a.m.

Gráfico-01

¿Qué roles puede cumplir un abogado en la conciliación?

lawyer-fights-300x225

Fuente foto: https://davisdozen.org/?cat=6

Esta es una de las preguntas que se debate constantemente en los cursos de formación de conciliadores y mediadores. Existen dos extremos: no dejar entrar o participar en la audiencia y permitir su ingreso para que asesoren sin límites a las partes.

Al respecto, Geetha Ravindra ha escrito unas ideas para la ABA en Estados Unidos. En resumen, los roles que puede cumplir un abogado en una conciliación son:

Antes de la conciliación

  • Asesorar a la parte sobre qué es la conciliación para que tome decisiones informadas
  • Asesorar a la parte sobre su responsabilidad en la resolución de conflicto en la conciliación
  • Asesorar a la parte sobre los principios de la conciliación para que los cumpla en la misma
  • Asesorar a la parte sobre el derecho aplicable al caso y sus posibilidades de conciliar

Durante la conciliación

  • Apoyar a la parte para que esta negocie en la conciliación por sí misma o con la ayuda del abogado, no olvidando que no es un escenario adversarial
  • Asesorar a la parte en cómo expresar sus emociones, recoger información y analizar las opciones que presenta la otra parte
  • Asesorar a la parte para que aclare sus intereses
  • Asesorar a la parte sobre los plazos de la ley en la conciliación

En qué medida puede participar el abogado

  • Debe existir un acuerdo entre la parte y su abogado sobre la participación durante la conciliación del segundo
  • El abogado debe representar los intereses de la parte y no sus intereses como abogado
  • El abogado puede optar por ser un observador y participar solo en las sesiones individuales
  • El abogado debe permitir que el conciliador guíe el procedimiento de conciliación

Después de la conciliación

  • Asesorar a la parte en el entendimiento y consecuencias del acuerdo conciliatorio
  • Asistir a la parte en el procedimiento a seguir en los puntos donde no hubo acuerdo conciliatorio
  • Apoyar a la parte en el cumplimiento y exigencia del cumplimiento del acuerdo conciliatorio

Para mayor información, el artículo de Geetha Ravindra se puede descargar en el siguiente link:

https://www.americanbar.org/content/dam/aba/migrated/2011_build/dispute_resolution/role_of_attorney_in_mediation_process.authcheckdam.pdf

En materia laboral administrativa no es exigible conciliación extrajudicial para demandar

ambitojuridico

El reconocido periódico Ámbito Jurídico publicó una noticia sobre la conciliación, la cual compartimos a continuación:

Tratándose de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho, la conciliación extrajudicial es requisito de procedibilidad para demandar ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo en cuanto el asunto en cuestión sea conciliable, recordó recientemente la Sección Segunda del Consejo de Estado.

Así, no son conciliables las pretensiones que tienen por objeto cuestionar la legalidad de uno o varios actos administrativos, en tanto solo una autoridad judicial puede resolver si se ajustan o no a derecho.  (Lea: Regulan procedimiento de selección de casos por parte de la Andje)

No sucede igual tratándose de restablecimiento del derecho, pues en dichas peticiones sí existen contenidos de naturaleza patrimonial que pueden ser disponibles por las partes y, en tal medida, en este evento sí es exigible la conciliación.

No obstante, el alto tribunal aclaró que los anteriores planteamientos tienen particularidades en asuntos contenciosos administrativo – laborales, donde el principio de irrenunciabilidad y la facultad constitucional de conciliar y transigir únicamente derechos inciertos y discutibles constituyen verdaderos límites a la autonomía de la voluntad.

Lo anterior quiere decir que no es razonable ni justificada la exigencia de someter a audiencia de conciliación extrajudicial la controversia sobre dichos derechos

Término de caducidad en el trámite de la conciliación prejudicial

Por otro lado, y en virtud de los artículos 20 y 21 de la Ley 640 del 2001 y el artículo 3° del Decreto 1716 del 2009, se debe recordar que la suspensión del término de caducidad originada en el trámite de la conciliación prejudicial no puede prorrogarse más allá de los tres meses siguientes a la presentación de la solicitud ante la Procuraduría General de la Nación.

Así, el interesado en acudir a la administración de justicia es quien debe estar atento al vencimiento de dicho plazo a fin de evitar instaurar la demanda por fuera de los términos legalmente establecidos. (Lea: Conflictos de carácter tributario no son conciliables)

Cabe finalizar precisando que estas normativas claramente señalan que el término de caducidad se suspende hasta por tres meses contados a partir de la presentación de la solicitud de conciliación extrajudicial. De ahí que “cumplido dicho lapso se reanuda el conteo sin importar si la diligencia pudo llevarse a cabo o si el trámite conciliatorio se logró surtir a cabalidad” (C. P. William Hernández Gómez).

CE Sección Segunda, Sentencia 250002325000201201393 (23702015), Feb. 1/18

Documento disponible para suscriptores de LEGISmóvilSolicite un demo.

Fuente: https://www.ambitojuridico.com/noticias/administrativo/administrativo-y-contratacion/en-materia-laboral-administrativa-no-es

Juegue a culpar al otro de la manera correcta

critica

Fuente foto: Tiritas de Alambre: El hábito de juzgar a otro lector.

En la web de Mediate.com Sat Sindhar nos trae un interesante artículo sobre el fenómeno de culpar a otros de manera apresurada.

De acuerdo con el autor, esta situación se presenta comúnmente en los lugares de trabajo porque los juicios de valor son viciados. Sucede lo contrario cuando calificamos nuestros propios actos. Cuando nos juzgamos a nosotros mismos, usualmente la culpabilidad recae en las circunstancias, no nosotros. Cuando juzgamos a otros, la culpabilidad recae en sus personalidades.

El nombre técnico para este fenómeno es el error de atribución fundamental. Un ejemplo es el siguiente: Alejandra es socia con José en ventas y ellos tienen unas metas mensuales.  El ultimo mes Alejandra no ha estado rezagada y parece no importarle. ¿Pensaría José que Alejandra es culpable? Tal vez un poco porque ella podría esforzarse más. Con la información que tenemos podríamos tener la misma conclusión que José y estaríamos de acuerdo que debe llamarle la atención.

Tengamos en cuenta información que José no tiene. Alejandra está pasando por un momento difícil en su matrimonio y está terminado su maestría donde debe entregar la tesis. Esto ha hecho que las ventas en su negocio con José no sean una prioridad.

El juicio de valor que se tiende a hacer está basado en que le atribuimos a la personalidad del otro las causas de los problemas (ella parece no importarle), en lugar de las circunstancias en la que ella está (problemas con su matrimonio y la tesis de maestría)

La diferencia se presenta cuando somos nosotros los del problema. Al juzgarnos a nosotros mismos, la responsabilidad o causas recaen en la situación y no en nuestra personalidad.

Lo anterior ocurre porque al juzgar a otros solamente contamos con la información de los hechos o acciones, en cambio, con nosotros tenemos las situaciones, intenciones, motivos, es decir, no somos imparciales.

Los psicólogos dicen que estos errores se presentan de tres maneras:

  • Explicamos nuestras inconsistencias como atributos positivos sobre nosotros mismos.
  • Nosotros imaginamos cómo podríamos reaccionar en situaciones difíciles.
  • Justificamos la culpa en las “teorías del mundo”.

Teniendo en cuenta que sobreestimamos la personalidad y subestimamos las situaciones, esto hace que los conflictos en el trabajo sean un caldo de cultivo.

¿La solución? No es fácil, pero compartir información ayuda mucho a evaluar major los conflictos para no caer en los errores mencionados. La lección es que la próxima vez antes de juzgar, tratemos de ver the big picture.

Fuente: https://www.mediate.com/articles/bihanir1.cfm

El autor hace la siguiente cita: Psychology. Wade, Carole. Upper Saddle River, NJ. 2017. Pg. 268-270

La forma en que conducimos es una expresión de nuestra bondad

El Espectador

Hay ocasiones en la que una nota en el periódico nos hace reflexionar sobre la práctica diaria de los principios de la resolución de conflictos. El Diario El Espectador publicó hace unos días una nota muy interesante sobre la forma en la que conducimos y lo que expresamos con ello como individuos y sociedad. Muchos afirmamos que la conciliación es una forma de vida, ¿Aplicamos esto cuando conducimos?

La nota en El Espectador dice:

Por: David Brooks*

A lo largo de los últimos años hemos hecho un trabajo excelente a la hora de poner a personas despreciables a la cabeza de la sociedad estadounidense: Trump, Bannon, Ailes, Weinstein, Cosby, etcétera. Así que fue bueno que el papa Francisco nos recordara que en realidad quienes más influencia tienen en la sociedad son las personas comunes a través de sus gestos cotidianos, como cuando son amables en lugares públicos y considerados con los ancianos. Con una hermosa frase, el papa dijo que esas personas eran “los artesanos del bien común”.

Las pequeñas acciones, dijo, “expresan concretamente amor por la ciudad, sin dar discursos, sin publicidad, pero con una educación cívica práctica para la vida diaria”.

El papa se enfocó sobre todo en conducir, al halagar a las personas “que se mueven en el tránsito con sentido común y prudencia”. Como Richard Reeves del Brookings Institution lo señala, conducir es precisamente el tipo de actividad cotidiana a través de la que la gente le da forma a la cultura de su comunidad.

Si aceleras para que no pueda incorporarme a tu carril, me estás enseñando que la sociedad que me rodea básicamente es competitiva, no cooperativa. Si, por otro lado, me saludas con amabilidad después de que te dejo incorporarte, me estás enseñando que este es un lugar donde la amabilidad se reconoce y se expresa gratitud.

Si te sientes perfectamente bien al dar una vuelta hacia el sentido contrario en medio de una calle muy transitada, bloqueando a todos los que van en ambos sentidos, me enseñas que la gente aquí es egoísta y se siente con derecho a todo. Pero si te orillas a la derecha y esperas tu turno en la salida abarrotada del carril de una autopista, eso me enseña que hay un sentido de igualdad y justicia, y que la gente se siente integrada en el grupo.

Conducimos según la ley, pero también con base en normas. Si mucha gente adopta el mismo estilo de manejo, entonces ese comportamiento se convierte en una regla común. Una vez que la gente entienda lo que es normal por ahí, más gente conducirá de esa manera también y eso se extenderá, como una avalancha. La amabilidad le da origen a la amabilidad. La agresión provoca más agresión.

Todos sabemos que las culturas de manejo varían ampliamente de ciudad en ciudad. Se han hecho estudios, desde luego.

Las brechas culturales entre países son aun más marcadas. De acuerdo con una encuesta de Gallup en 2003, el 65 por ciento de los conductores estadounidenses y rusos creyeron haber sido víctimas de comportamiento agresivo por parte de otros automovilistas, comparado con solo el 26 por ciento de los conductores japoneses. Hay diferencias significativas en la cultura de la conducción entre países disciplinados del norte de Europa y los más permisivos del sur, donde las divisiones de carriles se consideran sugerencias cuestionables.

Algunos patrones de tránsito requieren una tradición de respeto a la autoridad central. De acuerdo con The Economist, la mitad de las rotondas del mundo están en Francia, donde funcionan bien. En Nairobi, la capital de Kenia, son un total desastre.

Conducir implica tomar mil decisiones morales pequeñas: acercarse demasiado al auto de enfrente para obligarlo a que vaya más rápido o darle espacio; tocar el claxon como advertencia o constantemente como una muestra universal de desprecio por la humanidad.

Conducir hace que te preguntes todo el tiempo: ¿estamos en un lugar donde hay un sistema de autocontrol o estamos en un lugar donde se aplica la ley de la selva?

Conducir hace que te preguntes continuamente: ¿mis necesidades son más importantes que las de los demás o todos somos iguales?

Es mucho menos probable que los conductores de autos BMW frenen para que pasen los peatones en los cruces. Los conductores de Prius en San Francisco cometen más violaciones de tránsito. La gente que cree que es más rica o mejor que los demás es más grosera detrás del volante.

Conducir también hace que periódicamente debas superar tu deseo de venganza. Cuando alguien se mete a tu carril inesperadamente, quieres castigar al imbécil y reforzar la idea de lo que es correcto y adecuado. Pero eso solo provoca un ciclo de conducción aun peor, así que es mejor, como Francisco lo diría, poner la otra mejilla. ¿Cómo conduciría Jesucristo?

En resumen, conducir te pone en situaciones sociales en las que debes trabajar con otras personas para construir una cultura compartida de civilidad e ir en contra de tu propio egoísmo primitivo, y eso sucede mientras estás metido en lo que potencialmente es un arma de metal de 1.800 kilos.

Desde luego, a todos nos consternan los payasos que arruinan nuestra cultura desde los más altos mandos, pero intentaré recordar una lección cuando conduzca mi auto: aunque esté rodeado de idiotas, soy potencialmente un artesano del bien común.

* Columnista de The New York Times.

2018 New York Times News Service

Fuente: https://www.elespectador.com/opinion/la-forma-en-que-conducimos-es-una-expresion-de-nuestra-bondad-columna-734376