Diplomado de Conciliación en Derecho de la Cámara de Comercio de Ibagué

photo(1)Foto: participantes del diplomado en conciliación.

 

En el mes de mayo de 2015 se dio inicio al Diplomado de Formación de Conciliadores en Derecho en la Cámara de Comercio de Ibagué. En el módulo correspondiente al marco normativo de la conciliación dictado por el narrador de este blog, Harbey Peña Sandoval, los asistentes participaron muy activamente e hicieron muchas preguntas interesantes. Uno de los temas más debatidos fue la clasificación que tiene la Ley 640 de 2001 y la clasificación del arbitraje en la Ley 1563 de 2012.

La conciliación puede ser judicial o extrajudicial y esta última se clasifica en derecho y en equidad

Por su parte el arbitraje tiene dos modalidades: de acuerdo con el laudo, puede ser en derecho, en equidad o técnico.

Cuando las dos leyes que incluyen clasificaciones de la conciliación y el arbitraje hacen referencia al derecho y la equidad, los significados son diferentes. En primer lugar, el que la conciliación sea en derecho o en equidad no es una forma de tomar decisiones o de orientar la conciliación, es decir, los conciliadores en derecho y en equidad realizan la conciliación no basados en estos dos conceptos, lo hacen de acuerdo a la escuela de conciliación que sigan (Harvard, transformativa o narrativa); La conciliación en el fondo es la misma. Operativamente la conciliación en derecho la realizan conciliadores inscritos en centros de conciliación, funcionarios públicos habilitados para conciliar o los notarios. La conciliación en equidad es desarrollada por líderes comunitarios que reciben una capacitación y son nombrados por una autoridad judicial. Si bien esta es una de las diferencias entre la conciliación en derecho y en equidad, no es claro que el derecho y la equidad los hagan diferentes en el método de la conciliación (cómo se concilia y las fases que se siguen en la conciliación). Parece ser que el derecho y la equidad fueron formas de organizar a los conciliadores, más dos clases de conciliación.

En el arbitraje cuando se afirma que el laudo puede ser en derecho o en equidad se está haciendo referencia a que el árbitro o árbitros fundamentan su decisión basada en lo que para los abogados es la ley y la equidad como fuentes del derecho.

Para el arbitraje el que una decisión se sustente con base en las normas o lo que para el árbitro es la equidad es muy diferente al significado de derecho y equidad en la conciliación.

Seguramente este es un punto de debate y son bienvenidos los comentarios. Gracias al grupo por su participación.

Gestión del Conflicto en el Diplomado de Conciliación en la Cámara de Comercio de Cali

CCC2Foto: Estudiantes Diplomado de Conciliación

En el mes de abril de 2015 se llevó a cabo el módulo de “Gestión del Conflicto en Materias de Derecho Privado, Público, Laboral, Familia y Penal” en el Diplomado de Conciliación en Derecho de la Cámara de Comercio de Cali. En esta oportunidad el facilitador, Harbey Peña Sandoval, presentó a los asistentes un marco en el cual se puede desarrollar la gestión de un conflicto. La intervención en un conflicto (gestión del conflicto) se puede hacer a través de un método como la conciliación en derecho; sin embargo, como existen varias escuelas de conciliación o mediación, el facilitador hizo énfasis en la conciliación narrativa. Las áreas del derecho como el privado, público, laboral, familia y penal son una forma de clasificar los conflictos y entenderlos como parte de un conjunto de controversias que son resueltas por un tipo de jurisdicción. Sin perjuicio de lo anterior, la gestión del conflicto puede no depender de dichas materias como suele pensarse, en otras palabras, que existe una gestión propia para los conflictos laborales y otra diferente para los conflictos de familia. Si bien es cierto, desde el punto de vista del derecho, los conflictos son tratados a través de diferentes procesos en jurisdicciones que obedecen a la forma de comprender el derecho laboral o el derecho de familia, esto es en materia judicial y la conciliación extrajudicial en derecho tiene como marco conceptual la Resolución de Conflictos.

La disciplina o profesión de la Resolución de Conflictos entiende a la conciliación como un método a través del cual las partes asistidas por un conciliador resuelven sus conflictos, aquí la gestión del conflicto le corresponde al conciliador quien guía a las partes con un marco teórico que puede ser facilitativo, transformativo o narrativo. En este último, la gestión del conflicto se lleva a cabo con la intervención del conciliador a través de técnicas narrativas de resolución de conflictos. Las técnicas son: doble escucha, parafraseo, replanteo, externalización, evitar generalizaciones e incluir otras narrativas. El grupo del Diplomado de Conciliación de la Cámara de Comercio de Cali reflexionó constantemente en su forma de gestionar sus conflictos, especialmente marcada por su orientación jurídica. Las preguntas, los temas de interés, la forma de orientar a las partes, la manera por la cual el conciliador le habla y se comunica con las personas, la tendencia a generar hipótesis jurídicas, la limitación en la escucha activa, la dificultad al comprender por qué las personas asumen sus conflictos, el respeto por lo que dicen las personas y su papel como autores de una narrativa, entre otros elementos de gestión son marcados por la manera en la cual los abogados intervienen en los conflictos.

Utilizando diferentes situaciones de conflicto: privado, público, laboral, familia y penal, se trabajó con los estudiantes la aplicación de técnicas narrativas de gestión del conflicto para evidenciar que el set de técnicas es el mismo (pertenecientes a la conciliación narrativa) y lo que cambia es el contexto en el cual se requieren, ya sea este penal o público, por ejemplo.

Muchas gracias al grupo por su participación activa durante la sesión del Diplomado de Conciliación, ustedes han sido uno de los mejores grupos con los que he trabajado en la Cámara de Comercio de Cali.

Seminario-taller sobre el procedimiento conciliatorio en la Cámara de Comercio de Montería

Camara de Comercio de MonteriaFoto: Grupo del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Montería

En el mes de marzo de 2015 se llevó a cabo un seminario-taller en Procedimiento Conciliatorio en el Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Montería en cumplimiento de sus actividades de educación continua para los conciliadores.

El seminario consistió en la presentación de las etapas que se deben cumplir en una conciliación, empezando por la solicitud de conciliación y finalizando con el registro en el Sistema de Información de la Conciliación. Además, se realizaron talleres de elaboración de documentos del procedimiento. Uno de los documentos que los asistentes mencionaron que elaboraban era la “Constancia de control de asistencia e inasistencia”. Este documento procede cuando en la fecha y hora de la audiencia de conciliación una parte llega y la otra no y se elabora de inmediato con la firma de los que asistieron a la audiencia. Aunque este documento no tiene soporte legal, toda vez que la Ley 640 de 2001 establece en su artículo 2 que las constancias son tres: 1. Asunto no conciliable; 2. No conciliación; 3. Inasistencia; los conciliadores mencionaron que esta otra constancia tiene la siguiente utilidad:

  1. Permite certificar la asistencia de las personas que se presentaron a la audiencia de conciliación lo cual es útil para que éstas presenten una prueba a sus empresas o entidades en los eventos en que solicitan permiso para asistir a una conciliación.
  2. Es una ayuda de memoria para la elaboración de la constancia de inasistencia que debe expedir el conciliador pasados tres días después de la fecha de la audiencia de conciliación (Artículo 2 de la Ley 640 de 2001)
  3. Sirve de prueba en el evento que una persona afirme que asistió a la audiencia de conciliación el día y hora fijada y la otra no.
  4. En la misma constancia se programa de nuevo la audiencia de conciliación, dejando notificada a la persona que asistió a dicha audiencia.

Las normas que rigen la conciliación en Colombia no reglamentan en detalle el procedimiento conciliatorio, en este caso la flexibilidad permite a los conciliadores elaborar documentos que sean útiles e informales para lograr los cuatro propósitos mencionados ¿Qué opinan de esta “constancia”? ¿Ustedes elaboraran documentos similares? ¿Qué tan necesario es este documento en el procedimiento conciliatorio?

Gracias a todo el grupo de asistentes de la Cámara de Comercio de Montería, fue un placer compartir y aprender con ustedes.