Webinar gratuito: ¿Pueden la mediación y los MARC resolver los problemas del sistema judicial?

ACTUALIZACIÓN: Podrá acceder a la charla a través de
www.todosobremediacion.com.ar   buscando la sección videos del sitio.
ó desde el siguiente  link: https://youtu.be/N4WOCc4ctLQ

Todos están cordialmente invitados a esta conversación sobre un tema que ha acompañado a la mediación y la conciliación desde el inicio de su institucionalización en Colombia y Argentina y que hoy renace en la crisis de la pandemia del COVID-19.

2 pensamientos en “Webinar gratuito: ¿Pueden la mediación y los MARC resolver los problemas del sistema judicial?

  1. Estimado Harbey, celebro que todo se resolvió satisfactoriamente después de tu conferencia desde EEUU en el seminario “los MARCs y la mediación en tiempos de crisis”. Fueron muy interesantes las aportaciones de tantos y tantos ponentes, que me dispusieron a continuar participando en aquellas que pudieran estar a mi alcance, contando con el diferencial horario entre España y América; como aconteció, -gracias a la información que nos haces llegar a través de tu blog-, con el chat organizado por FIMe, con el título: “¿Pueden la mediación y los MARC resolver los problemas del sistema judicial?” el pasado lunes 11 de abril, al que me pude inscribir, y que tuve la oportunidad de participar directamente.
    Lamentablemente a la hora y 14 minutos de su inicio se cortó la transmisión y no pude seguirla hasta su conclusión; pero acabé de verla el pasado viernes. Me pareció, como no, un formato interesante, y es por esto por lo que quiero, si te parece bien, redondear la pregunta que formulé, porque al final, con tu cierre, dejaste abierto el tema.
    Lo que proponía en las dos preguntas – la segunda pregunta, no fuera segunda, sino continuación de la primera (el formato solo permitía 200 caracteres). La pregunta la compuse a partir de una propuesta que en su momento me formuló un alumno, quien me pidió que le explicara por qué “mediar” era considerado un procedimiento alternativo. Lo que aparentemente era una segunda pregunta trataba sobre la legitimidad que da el mediador a las partes, que permite a éstas hacerse cargo de la situación, sin exonerarlos del conflicto.
    Al final, con tu cierre, comentabas por una parte, que el Banco Mundial decía que no se entiende bien que es mediar y conciliar; que introducía confusión. Por otra, que en unos estudios llevados a cabo por el Gobierno de Colombia en el 2016, “sobre necesidades jurídicas”, a la pregunta: ¿que habían hecho los encuestados los dos últimos años para resolver sus problemas?, debemos pensar y creer que cada entrevistado responde a esta pregunta con su verdad , y en ella, el 44% de los encuestados habían planteado un pedido de ayuda a un tercero para resolver la situación, el 28 % intentaba hablar con el otro, y un 18 % contestó que nada; los otros valores no los voy a comentar aunque deben ser contemplados como sistemas enunciados. Daniel apuntó también al final que “el conflicto está en las personas”. Yo afinaría diciendo “entre las personas”; porque define la relación de poder entre ellas, de la manera determinada que origina un conflicto.
    Estos datos son dignos de análisis para atender el epígrafe del chat. El 44% que citan la petición a terceros, de forma más significativa estaban instituciones (sacerdotes, terapeutas, educadores ..), amigos, personas de prestigio conocido, y un porcentaje muy bajo, el 5 % acudía a la justicia (también son instituciones: fiscalía y jueces) . Este 44% es muy significativo en su composición. El 28 % propone “hablar con el otro”, y el 18 % “nada”, también son significativos en el supuesto que nos ocupa, porque el 28 % se sitúa ante sus problemas reconociendo al otro, sin necesidad del concurso de un tercero; y el 18% se definen como incapaces de resolver por sí mismos o no validan el concurso de un tercero. A mi modo de ver todo esto tiene que ver con el comentario del Banco Mundial.
    Es necesario aclarar que función social tiene el abordar la solución de conflictos. ¿Qué genera el abordaje de un conflicto?, incluso cuando el abordaje es “no abordarlo”; y en este sentido, ¿Cómo se sitúan socialmente las personas relacionadas en una situación de conflicto?. En este punto tenemos que revisar que significa la violencia y sus manifestaciones. Que significa el poder y la resistencia en las relaciones. Que supone esto en el ámbito de las instituciones sociales y sus funciones.
    Detrás de esto está el paradigma de “El tercero”. Una institución canalizadora autorizada, adecuada, que no puede ser cualquiera, y reconocida socialmente para establecer o restablecer en el imaginario social el orden heterárquico* que caracteriza y subyace en el significado que cada persona se da a sí mismo, y la que reconoce en la relación con el/los otro/s, en situaciones de conflicto.
    Este espacio no es el ideal para profundizar en las propuestas dejadas al final del chat. El coloquio ha propuesto nuevas controversias que están en el ámbito tratado y en otros descubiertos por la interlocución de los participantes.
    Una vez llegados aquí, quiero aportar algo que para mi, y el ejercicio que desarrollo en mi práctica profesional me ha sido útil para el trabajo con personas en situación de conflicto. En la premediación he diferenciado tres ejes que están dentro del ámbito que les determina y les afecta en sus relaciones personales: Una es “su verdad”, la de cada uno; la segunda son los imponderables que afectan a “sus circunstancias” y una tercera que es la “competencia y la capacidad” de resolver por ellos mismos (co-construcción de nuevos significados en las relaciones).
    Si estos presupuestos quisiéramos llevarlos al ámbito socio-institucional, en las instituciones sociales es necesario diferenciar instituciones centradas en el “yo”, aquellas que se centran en el desarrollo personal: crecimiento, pertenencia, identidad, etc.; instituciones centradas en el “Ello” –lo que solemos reconocer en los llamados parámetros objetivos – leyes, instrumentos del sistema social: servicios de la comunidad (educación, administración, economía…) proposiciones de verdad (ciencia), organizaciones políticas (partido político, empresa, Iglesia, familia, banca, etc.); e instituciones centradas en el “Nosotros”, espacios relación directa de forma intersubjetiva; espacios de proximidad: el puesto de trabajo, mi familia, el barrio, etc.
    Es claro que con este concretismo no podemos ni abordar ni pretender contener y resolver la cuestión planteada en el título “¿Pueden la mediación y los MARC resolver los problemas del sistema judicial?”. Es un intento de retomar el final de la sesión, y dialectizarlo.

    Castellón España a 16 de mayo 2020
    Paco Hidalgo

    • Estimado Paco, gracias por habernos acompañado en la charla y por tus preguntas. Son muy interesantes tus aportes en este espacio. Me llaman mucho la atención las etapas de la pre mediación que mencionas. El título de la charla en forma de pregunta es ambiciosa y requiere de muchas más conversaciones. De mi parte solo me concentré en la propuesta de descongestión judicial. Otros temas son el considerar la mediación una alternativa como mencionas y le sumaría que sea entendida como justicia !Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s