¿Puede la conciliación o mediación restaurativa ayudar a prevenir casos de violencia intrafamiliar?

DSC_0041

Fuente fotografía: http://www.policiaecuador.gob.ec/i-encuentro-de-la-familia-policial-en-homenaje-al-dia-del-nino/

Es claro que la legislación colombiana no permite la conciliación (o mediación en otros países) para resolver estos conflictos; sin embargo, en esta oportunidad no me referiré al debate de si debe ser o no conciliable la violencia intrafamiliar, sino el llamar la atención sobre la importancia de programas preventivos de resolución de conflictos, en este caso, el papel de la conciliación o mediación restaurativa.

En un artículo muy interesante, Jerri L. Fosnaught  (19 Ohio St. J. on Disp. Resol. 1059 2003-2004), propone que la mediación restaurativa puede ser un programa que ayude a la prevención de la violencia intrafamiliar con los integrantes de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. A continuación se comparten algunos de sus argumentos:

  • Las estadísticas muestran que la violencia intrafamiliar es más frecuente en las relaciones de los miembros de las fuerzas armadas. Los datos dicen que es de dos a cinco veces más alta que en los civiles.
  • No es sorprendente que debido al entrenamiento de los miembros de las fuerzas armadas de matar al enemigo y estar siempre alerta de las amenazas, lleve a la insensibilización de los mismos. Los militares son entrenados para actuar y no para ser verbales, esto contradice las habilidades de comunicación para las relaciones con otros.
  • Otra razón de esta alta tasa de violencia intrafamiliar es la composición demográfica de los miembros de las fuerzas armadas, las familias que viven en estratos socioeconómicos más bajos presentan mayores niveles de violencia intrafamiliar. Más del 37% de los integrantes de las fuerzas armadas tienen un pago bajo y son personas con 30 años o menos que están casados.
  • Los militares trabajan en condiciones laborales de estrés alto, tienen como responsabilidad mantener la familia y las decisiones laborales escapan a su control ya que existe una jerarquía vertical en las fuerzas militares.
  • La mayoría de los integrantes de las fuerzas armadas son jóvenes entre los 18 a 35 años, grupo de personas con mayor riesgo a cometer crímenes, incluyendo la violencia física.
  • La propuesta de Fosnaught es que las fuerzas armadas tengan un programa obligatorio de mediación restaurativa para que los miembros que regresan de sus misiones puedan ser ayudados junto con sus familias en el manejo de sus relaciones y conflictos, especialmente en las primeras semanas posterior a su retorno.
  • Como supuesto también se presenta que al estar ausente el militar, su rol de padre, esposo y compañero es asumido solamente por su pareja, es decir, se vuelve más independiente porque tiene que hacer todo. Al regresar el militar, se encuentra con un ambiente familiar complejo donde la otra persona no quiere abandonar su independencia para el manejo de las cosas y empiezan los roces para que el militar asuma algunas de sus tareas o roles. Muchas veces, la reacción del militar es violenta porque se suma su estrés postraumático.
  • Las fuerzas militares tampoco han sabido manejar muy bien dichos conflictos, porque algunos estudios han demostrado que poco se hace con las denuncias de violencia intrafamiliar, los programas ofrecidos pueden ser represivos o limitados a la terapia o apoyo de un trabajador social.
  • La mediación restaurativa puede ayudar a que las partes puedan resolver sus conflictos asumiendo las complejidades de la relación y las dificultades contextuales de cada cual. La mediación puede servir en los casos donde se quiere preservar la relación de las partes, o quieren una separación amistosa.
  • No se recomienda la mediación restaurativa cuando se ha presentado violencia intrafamiliar o no hay un equilibrio de poder entre las partes para el diálogo.
  • Al implementar programas de mediación restaurativa, los miembros de las fuerzas armadas y sus familias tendrán una herramienta para dialogar y resolver sus conflictos previniendo con ello el manejo violento de los mismos.

En Colombia, existen 12 centros de conciliación de la Policía Nacional, las fuerzas armadas (Aérea, Naval y Militares) no cuentan aún con centros de mediación o conciliación para la solución de los conflictos familiares donde una de las partes sea un integrante de las fuerzas. Esperemos que, cuando la pareja de un policía o militar encuentre que el diálogo no es el medio utilizado para resolver los conflictos con su pareja (militar) pueda contar con la ayuda de un mediador o conciliador para la solución de sus conflictos y con ello, tal vez, se puedan evitar más casos de feminicidio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s