Entrevista con Paola Díaz Tomé desde Honduras

 

PAOLA DIAZ ENTREVISTA

Foto: Paola Díaz Tomé

Continuando con la serie de entrevistas a líderes en la implementación de la conciliación o mediación en nuestro continente, en esta oportunidad compartimos la entrevista con Paola Díaz, Directora del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa. En las preguntas y respuestas se tratan temas como qué es la conciliación en Honduras, qué es el recurso de nulidad contemplado en la Ley de Conciliación y Arbitraje, la conciliación en la Ley de Promoción y Protección de la Inversión, los resultados de la gestión del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa, la promoción y seguimiento a las reglas éticas de los conciliadores, los principales debates académicos sobre la conciliación, entre otros. Muchas gracias a Paola por compartir con los lectores del blog sus enseñanzas en materia de conciliación en Honduras.

  1. Cuéntenos cómo surgió su interés por la conciliación y la resolución de conflictos.

Mi interés por la conciliación y la resolución de conflictos surge en el momento que advertí, que los métodos alternos de solución de controversias, son una herramienta que contribuye al desarrollo de la sociedad y del Estado. Esto en vista que el conflicto en una sociedad es cotidiano y permanente por lo que requiere de mecanismos de resolución distintos a la judicialización, que en la mayor parte de los casos se desarrollan en el transcurso de muchos años.

En Honduras ha existido una cultura de judicialización de los conflictos a causa de ausencia de autocomposición de los mismos por parte de los ciudadanos, de las tendencias procesalistas de estudios de derecho y la formación litigiosa de los abogados, trayendo como consecuencia el incremento de los procesos conocidos por los jueces en la Corte Suprema de Justicia hondureña. Es por ello que a través del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa se brinda el apoyo necesario en la difusión de los métodos alternos de solución de conflictos a varios niveles, con el objeto de lograr un cambio de cultura, y que se vayan incluyendo en la mayor parte de Centros de Educación Superior estas materias, logrando así el desarrollo que el Estado de Honduras requiere.

  1. ¿Puede describirnos qué es la conciliación y cómo opera en Honduras?

La conciliación es un mecanismo a través del cual se solucionan los conflictos de manera proactiva y creativa, permitiendo que dos o más personas puedan resolver sus diferencias por sí mismas, con la ayuda de un tercero neutral llamado conciliador. Menciono que es de manera creativa porque proporciona cambio de pensamientos a través de una comunicación efectiva, se identifican premisas, se rompen paradigmas y se generan distintas alternativas para resolver el conflicto. Señalo que es de manera proactiva porque se mantiene una postura enfocada al cambio sin que se genere indignación o furia, se establece comunicación con el otro, se genera empatía, se manejan los prejuicios y el conflicto se reduce y resuelve.

En Honduras la conciliación opera de la siguiente manera: El interesado elabora una solicitud en la que se procede a identificar plenamente al solicitante y solicitado, así como sus representantes; se incluye una breve descripción de la controversia; se especifica la cuantía de la pretensión; se adjuntan los documentos que el solicitante considere pertinentes y se acompaña un recibo de pago por el servicio prestado. Una vez presentada la solicitud, la Dirección del Centro asigna al conciliador que atenderá el caso, esto debe hacerlo de manera rotativa, entre los expertos que integren la lista respectiva. Una vez nombrado el conciliador se procederá a señalar fecha para la celebración de la audiencia y se procede a girar la invitación correspondiente a cada una de las partes involucradas en el proceso. En caso de llegar a un acuerdo se levanta el acta pertinente, dicho acuerdo, de conformidad a lo que consigna la Ley de Conciliación y Arbitraje Hondureña Decreto No. 161-2000, tiene los efectos de cosa juzgada y fuerza ejecutiva en igualdad de condiciones a la de una sentencia judicial firme. Caso contrario, se levanta un acta de imposibilidad de conciliación.

En este punto considero importante resaltar que actualmente Honduras, por razones históricas, culturales, sociales, jurídicas y económicas ha visto la necesidad de orientar la cultura de la solución de conflictos, a través de los métodos alternos, en especial impulsando la conciliación. Es por ello que se formó la Comisión Institucional de los MASC, coordinada por el Poder Judicial de Honduras y de la cual el Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa forma parte. En el seno de esta Comisión se procedió a elaborar una campaña comunicacional general sobre los beneficios de los MASC, la cual se lanzó el 19 de marzo del año en curso.

  1. ¿Qué es el recurso de nulidad contemplado en la Ley de Conciliación y Arbitraje de Honduras? ¿Cuál es su concepto sobre lo establecido en la Ley de Conciliación y Arbitraje en relación con el recurso de nulidad?

El Recurso de Nulidad es un medio de impugnación de un Laudo Arbitral. Al respecto el artículo 73 de la Ley de Conciliación y Arbitraje de Honduras, Decreto 161-2000, establece que contra el Laudo Arbitral solo puede interponerse el Recurso de Nulidad.

Este recurso solo procede por las causales expresamente contenidas en la Ley, las cuales son: 1) La nulidad absoluta del convenio arbitral proveniente de objeto o causa ilícita. Los demás motivos de nulidad absoluta o relativa solo podrán invocarse cuando hayan sido alegados en el proceso arbitral y no se hayan saneado o convalidado en el transcurso del mismo; 2) No haberse constituido el tribunal arbitral en forma legal, siempre que esta causal haya sido alegada de modo expreso desde la iniciación del trámite arbitral; 3) No haberse hecho las notificaciones en la forma prevista en esta ley, salvo que de la actuación procesal se deduzca que el interesado conoció o debió conocer la providencia; 4) Cuando sin fundamento legal se dejaren de decretar pruebas oportunamente solicitadas o se hayan dejado de practicar las diligencias necesarias para evacuarlas, siempre que tales omisiones tengan incidencia en la decisión y el interesado las hubiere reclamado en la forma y tiempo debidos, salvo el caso contemplado en el artículo 62 párrafo quinto de la Ley (Artículo 62 párrafo quinto: “El tribunal arbitral puede prescindir motivadamente de las pruebas no evacuadas, si se consideran adecuadamente informados, mediante providencia que no tendrá recurso alguno.); 5) Haberse pronunciado el laudo después del vencimiento del termino fijado para el proceso arbitral o sus prorrogas; 6) Haberse fallado en equidad debiendo ser en derecho, siempre que esta circunstancia aparezca manifiesta en el laudo; 7) Contener la parte resolutiva del laudo errores aritméticos o disposiciones contradictorias, siempre que se hayan alegado oportunamente ante el tribunal arbitral; 8) Haber recaído el laudo sobre puntos no sujetos a la decisión de los árbitros o haberse concedido más de lo pedido; 9) No haberse decidido sobre cuestiones sujetas al arbitramiento.

La Ley Hondureña permite que el trámite del Recurso de Nulidad le corresponda a la Corte de Apelaciones de la jurisdicción del lugar donde se dictó el laudo, o cuando las partes así lo acuerden que el recurso se tramite y decida ante un nuevo tribunal arbitral, dicho tribunal de alzada se constituirá únicamente para conocer de la nulidad, y será constituido en la forma como lo establece la misma Ley de Conciliación y Arbitraje.

De lo antes expresado se entiende: que en Honduras el único recurso disponible para impugnar el laudo proferido por un tribunal arbitral, es el Recurso de Nulidad; que dicha impugnación únicamente puede solicitarse si se encuentra enmarcada expresamente dentro de una o más de las causales previstas en la ley y que el mismo puede tramitarse ante la Corte Suprema de Justicia o un nuevo tribunal arbitral de alzada.

  1. ¿Cuáles son los principales resultados de la gestión del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa?

En principio considero importante mencionar que el Centro de Conciliación y Arbitraje fue organizado por la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa en el año 2001, al amparo de lo que dispone la Ley de Conciliación y Arbitraje de Honduras Decreto 161-2000 en su artículo 12 y 81, que dispone que “Las Cámaras de Comercio, los Colegios Profesionales, las Asociaciones de carácter Gremial y las Instituciones de Educación Superior, podrán fundar y organizar Centros de Arbitraje, conforme a los términos establecidos en la ley. El centro formará parte integrante de la institución y no será una persona jurídica independiente de la misma. Los centros de arbitraje pueden también ser de conciliación”. El objetivo primordial de su formación fue el de contribuir a la solución de las controversias que se presenten.

Entre los principales resultados de la gestión del Centro incluyo los siguientes aspectos, los cuales se han escrito enumerados sin que esto signifique que el primero sea más importante que el último: 1) La constante difusión que hace de los Métodos Alternos de Solución de Conflictos a Universidades, Instituciones Financieras, Poder Judicial, Bufetes de Abogados, Instituciones del Poder Ejecutivo, población en general; a través de charlas, artículos de prensa escrita, entrevistas en programas radiales, entre otros; 2) Utilización de herramientas de Gestión de Calidad (BSC), para la medición de cumplimiento de los objetivos y metas del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa; 3) Participación activa para la suscripción de la Convención Centroamericana de Centros de Arbitraje, la cual organiza una vez al año un congreso internacional de arbitraje teniendo como sede uno de los países Centroamericanos miembro de dicha Convención; 4) Contribuir a la formación de conciliadores, árbitros y secretarios de tribunal arbitral para que integren, no solo las listas oficiales de este Centro, si no la de otros centros constituidos en el país; 5) Suscripción de convenios interinstitucionales para apoyar la difusión de los Métodos Alternos de Solución de Conflictos; 6) Ejecución de programas de capacitación continua para mantener actualizados los profesionales que integran los listados oficiales del Centro; 7) Contar con el certificado de calidad ISO 9001-2008; 8) Digitalización de expedientes de los casos administrados por el Centro; 9) Participación activa en la Comisión Institucional de los MASC de Honduras; 10) Emisión de Boletín electrónico semestral con información de relevancia del Centro y los Métodos Alternos de Solución de Conflictos; 11) Ser Sección Nacional de la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial (CIAC), la cual nació como respuesta a la necesidad de crear un sistema interamericano de arbitraje y conciliación, para solucionar las controversias comerciales de la comunidad empresarial internacional.

  1. ¿Cómo se promueve y hace seguimiento a las reglas éticas de los conciliadores del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa?

El Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa, cuenta con una serie de reglas éticas, denominadas “Principios Éticos Aplicables en el CCA-CCIT”, los cuales son de obligatorio cumplimiento, entre otros, para los conciliadores del Centro. Estas reglas se dan a conocer a través de charlas, talleres, capacitaciones, conversatorios y artículos publicados en la Revista “Comercio Global” de Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa.

El Reglamento del Centro establece como una de las atribuciones de la Comisión de Arbitraje, la de excluir o suprimir de la lista oficial de Conciliadores, a discreción suya o a petición motivada del Director, el nombre de la persona que integre la misma, en el caso que incumpla con los deberes legales o reglamentarios o incurra en faltas contra la ética, así como cuando sea sancionado penal o disciplinariamente o incurra en faltas éticas que atenten contra la imagen del Centro. Exceptuando de estas las sanciones penales relativas a delitos culposos.

El control y seguimiento para el cumplimiento de las reglas éticas que hace el Centro, comienza a partir de la solicitud de ingreso a las listas oficiales, ya que uno de los documentos que deben acompañar los interesados en integrar las listas es una autorización al Centro para que pueda investigar y solicitar referencias sobre su conducta profesional y personal ante cualquier institución pública o privada, personas naturales o jurídicas. Asimismo están obligados a suscribir un documento en el que se comprometen a cumplir las disposiciones contenidas en el Reglamento del Centro, los principios éticos y demás regulaciones que se establezcan.

Sumado a lo antes expresado, en caso que se realice algún tipo de queja o denuncia de parte de los usuarios del Centro respecto a que un conciliador no está cumpliendo con los principios éticos, esta queja o denuncia debe presentarse de forma escrita en el Centro, el cual al recibirla debe dar traslado al interesado para que haga uso de su derecho a la defensa y presente los descargos que estime pertinentes. Una vez realizadas las investigaciones, es a la Comisión de Arbitraje a la que le corresponde decidir lo que resulte procedente.

  1. ¿Cómo está contemplada la conciliación en la Ley de Promoción y Protección de la Inversión de Honduras?

En Honduras, se publicó en el Diario Oficial La Gaceta número 32,568 de fecha 15 de julio del 2011, la Ley para la Promoción y Protección de Inversiones, la cual tiene como objetivo primordial el desarrollo e ingreso de la inversión privada, nacional o extranjera, para generar crecimiento económico y fuentes de empleo para los hondureños.

En esa ley se incluye una sección relativa a la resolución de disputas, en la que se regula la forma en que deben resolverse los conflictos que surjan en las inversiones que se hayan generado en aplicación a los principios de dicha ley. Respecto a la conciliación, se consigna específicamente que las disputas que surjan de la aplicación de esa ley entre personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras titulares de una inversión y el estado, serán resueltas en la medida de lo posible a través de la negociación, conciliación o mediación. Por lo que se entiende que las controversias que surjan de la aplicación de la Ley para la Promoción y Protección de Inversiones, deben tratar de resolverse en principio negociando y conciliando. Si no se logra llegar a un acuerdo a través de la negociación y la conciliación, se podrá recurrir al arbitraje nacional o internacional o a la justicia ordinaria. Entendiéndose, entonces que los árbitros o jueces ante los que se pretenda resolver un conflicto de este tipo deberán verificar que se haya dado cumplimiento al intento de negociación y conciliación.

  1. ¿Cuáles son los principales debates técnicos, operativos y académicos que se tienen en Honduras sobre la conciliación?

Dentro de los principales debates técnicos, operativos y académicos que se tienen en Honduras respecto a la Conciliación, se encuentra el que se refiere al intento de conciliación contenido en el artículo 54 numeral 3 de la Ley de Conciliación y Arbitraje y en los artículos 447, 448 y 591 del Código Procesal Civil.

En dichos preceptos legales la ley exige tanto a los jueces de la justicia ordinaria como a los árbitros ad-hoc a instar a las partes para que intenten resolver sus controversias a través de la conciliación, evitando así la continuación innecesaria del proceso. El juez o árbitro ad-hoc, en estos casos, sin prejuzgar, pueden proponer alguna solución al conflicto o fórmulas de arreglo entre las partes.

Se ha considerado que este doble papel que desempeñan como jueces/árbitros ad-hoc, y a su vez, como conciliadores, impide el debido desarrollo de los procesos conciliatorios, lo que contradice la intensión del legislador, pues ha dejado de ser una verdadera opción de solución alterna de conflictos, al volverse en la práctica una figura inoperativa, únicamente para cumplir un paso para continuar el proceso incoado.

Paola Díaz Tomé. Abogada graduada de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Maestría en Derecho Empresarial con elección en Derecho Internacional y Corporativo de la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC). 13 años de experiencia profesional. Sus áreas de práctica incluyen: asesoría corporativa comercial, en la formación de empresas, constitución de sociedades, fusiones, contratos diversos, asesoría para banca nacional, conciliación, arbitraje comercial, leyes comerciales, leyes financieras, panelista en congresos centroamericanos de centros de arbitraje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s