Entrevista con José Martínez-Aragón, Ombudsman de la Organización Mundial de la Salud

Jose Martinez Aragon

Foto: José Martínez-Aragón

En esta oportunidad José Martínez-Aragón, Ombudsman de la Organización Mundial de la Salud, nos deleita con una entrevista en la cual nos comenta sobre su primer contacto con la figura o servicio de ombuds, nos describe los servicios de mediación y ombudsman de la Oficina Regional de las Naciones Unidas, los marcos teóricos que aplica en su trabajo, un caso que ha causado impacto en su desempeño como ombuds, qué es la RAC-LAC y su visión sobre su nuevo cargo como Ombudsman de la OMS. Esperamos que esta entrevista sirva como incentivo para que otras organizaciones internacionales con sede en Latinoamérica tomen como ejemplo la Oficina del Ombuds de la OMS y decidan crear este servicio para todos los empleados de la institución.

A continuación la entrevista con José:

  1. Cuéntenos un poco sobre usted y ¿cómo fue su primer contacto con la resolución de conflictos y en particular el ombudsman?

Mi historia profesional es particular, ya que llegué al mundo de la resolución informal de conflictos por caminos poco usuales. Tras haber completado una formación jurídica y devenir funcionario de la Unión Europea, trabajé  en el Servicio Jurídico de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, ocupándome durante varios años de la aplicación del derecho ambiental europeo. Me di cuenta, sin embargo, que en toda situación difícil hay siempre elementos que pueden permitir un diálogo informal entre las partes basado en los intereses en juego. Si nos adentramos en ese dialogo, necesariamente avanzaremos más allá del marco puramente jurídico y de la noción de derechos y obligaciones. Esta visión de futuro de las relaciones entre las partes me hizo aproximarme al funcionamiento de los medios de resolución informales. Ello coincidió con mi incorporación a la Secretaría del Defensor del Pueblo Europeo, institución a la que llegué poco después de su creación en 1996. Si bien esta institución responde al modelo clásico de los Defensores del Pueblo, también tiene entre sus funciones la consideración de conflictos laborales que afectan a los funcionarios europeos, aspecto que le acerca a su homólogo, el Ombudsman interno o de organización. Ese fue mi primer contacto con el mundo de los ombudsmen y a partir de entonces realmente empecé mi labor en el ámbito de la resolución informal, llegando a apreciar las ventajas de la resolución informal de conflictos.

  1. ¿Qué son los servicios de mediación y ombudsman de las Naciones Unidas?

Los servicios de mediación y ombudsman de las Naciones Unidas, UNOMS, constituyen el pilar fundamental para la gestión informal de problemas laborales dentro de las Naciones Unidas. Los Ombudsmen y mediadores de UNOMS prestan ayuda a los funcionarios de la Organización en relación con las dificultades que puedan tener en su trabajo, ayudándoles a resolver conflictos a través de medios oficiosos. El Ombudsman es un funcionario independiente, nombrado específicamente para ese cargo, que proporciona ayuda imparcial y oficiosa para la solución informal de conflictos y dificultades relacionadas con el trabajo en las Naciones Unidas. UNOMS está a la disposición de todos los funcionarios de la Organización, con inclusión de ex funcionarios y jubilados, independientemente del tipo de contrato o del lugar en que se encuentren. Ayudamos a examinar el problema desde todas las  perspectivas, facilitando la identificación de las opciones y su evaluación con el fin de determinar la que más conviene al visitante. En todos los casos, el Ombudsman actúa con el máximo grado de confidencialidad e imparcialidad. No aboga por ninguna persona en una controversia dentro de una organización, ni por la organización; más bien, promueve el debido proceso y las garantías procesales y se encarga de facilitar una solución que sea aceptable para todas las partes. No imponemos soluciones ni adoptamos decisiones administrativas que puedan desembocar en un resultado. El procedimiento es totalmente controlado por el funcionario que se pone en contacto con el Ombudsman. Todas las comunicaciones con el Ombudsman tienen carácter confidencial y no mencionamos en ningún caso nombres sin autorización expresa y no puede ser obligado a prestar testimonio en ningún procedimiento formal.

  1. ¿Por qué una persona que trabaja en Naciones Unidas debería acudir a un ombudsman?

A mi juicio, porque la posibilidad de resolver el problema por medios informales ofrece indudables ventajas, como preservar y mejorar la relación de trabajo, centrándose en el futuro en lugar de quedar anclado en el pasado o evitando así batallas jurídicas que suponen una fuerte carga emocional además de un coste financiero importante. Éstos son aspectos esenciales de la resolución informal que deberían tenerse en cuenta antes de acudir a medios formales en busca de soluciones.

  1. ¿Cuáles son los marcos teóricos en los que se apoya un ombudsman para su trabajo? ¿Puede darnos un ejemplo de una teoría o modelo de resolución de conflictos que usted especialmente aplique en su trabajo?

No creo que mi trabajo este determinado por un marco teórico estricto más allá de los estándares de práctica y el código de ética establecidos para la profesión por la Asociación Internacional del Ombudsman (“International Ombudsman Association”-IOA).

Como todos los colegas, por supuesto, soy consciente de que algunas escuelas de pensamiento han influido e influyen en mi manera de trabajar y analizar los problemas. Destacaría en este sentido la teoría de la negociación desarrollada por la escuela de Harvard y la importancia que sus autores han dado al estudio de los intereses en juego y el valor de la colaboración. Ha sido también muy importante para mi modelo teórico, el análisis de la comunicación interpersonal y las maneras de abordar conversaciones difíciles fruto del trabajo de Marshall Rosenberg y el grupo conocido como “Non Violent Communication” (NVC).

  1. ¿Puede contarnos un ejemplo de un caso que usted haya atendido que lo haya impactado positivamente como ombudsman?

Todos los casos nos aportan una visión particular de lo humano y con ello nos sirven para mejorar nuestro trabajo como ombudsmen. Es importante que antes, durante y después de la gestión de cada caso, nos tomemos el tiempo para reflexionar sobre la situación que se nos ha planteado y cómo podemos ofrecer la mejor ayuda teniendo en consideración los objetivos del visitante. Ese ejercicio ciertamente añade valor a nuestro trabajo.

Más en general hay casos en los que mi intervención como ombudsman me ha brindado esa sonrisa interior que resulta del buen trabajo y la generosidad de las partes. De entre ellos, los que más me han marcado han sido probablemente aquellos que tuve que gestionar en la Misión de Paz de las Naciones Unidas en Haití, MINUSTAH, particularmente tras la terrible situación que se vivió allí tras el terremoto de 2010. Creo que algunas de las recomendaciones sobre problemas sistémicos efectuadas por mi oficina en relación a estos problemas ayudaron a mejorar la situación de forma notable.

  1. Usted es el creador de la RAC-LAC ¿Puede contarnos algo sobre la RAC-LAC?

Estos Comités Consultivos del Comité Internacional del IOA fueron resultado del trabajo de Camilo Azcarate y de John Barkat, cuyo objetivo era descentralizar el trabajo del IOA en diversas regiones. Camilo me propuso liderar la iniciativa en América Latina y el Caribe, y acepté con gran placer porque me pareció que iba a ser un proyecto importante.

El IOA, agrupa hoy a más de 600 miembros en un número importante de países. La Asociación ofrece un foro para el intercambio de experiencias y conocimientos profesionales, con el fin de apoyar y promover la profesión y garantizar los más altos estándares de calidad. A nivel global esto no sería posible de forma centralizada, por lo que se decidió establecer redes regionales de ombudsmen que es lo que son, en definitiva, estos “comités consultivos regionales” (RACs). Los RACs promueven la profesión de ombudsman y el intercambio de información entre sus miembros, así mismo garantizan una mayor participación en eventos relevantes, tales como seminarios y cursos. Los RACs, sin embargo, no actúan en nombre de IOA y por lo tanto también están abiertos a aquellas personas que no son miembros del IOA. El RAC para América Latina y el Caribe (RAC-LAC) se constituyó formalmente en mayo de 2011. Funcionamos por medio de conferencias telefónicas periódicas, normalmente 4 o 5 por año. Sus prioridades son las siguientes: (i) identificar los ombudsmen de organización que trabajan en la región, (ii) lograr una mayor presencia, y (iii) ampliar la información sobre nuestra profesión, por medio como la publicación de blogs o páginas web en español.

Hoy el RAC-LAC es una realidad con 25 miembros que representan a 6 países.

  1. Usted ha sido nombrado como nuevo ombudsman de la Organización Mundial de la Salud, cuéntenos del trabajo de la oficina del ombudsman y ¿Cuál será su toque personal para la oficina del ombudsman?

Es pronto todavía para avanzar sobre las que serán mis líneas de trabajo, aunque mi intención es desarrollar una oficina accesible, con vocación de prestar un servicio a todos los empleados de la OMS, favoreciendo un ambiente de trabajo mejor para todos. En esa tarea pretendo ser lo más pro-activo posible, informando de las ventajas de la resolución informal a todos que prestan sus servicios en la OMS, con particular énfasis en la mediación, ofreciendo formación a todos los niveles sobre la gestión de conflictos, y colaborando con las instancias formales para fomentar la búsqueda de acuerdos que faciliten la solución de problemas. Además estimo que sería muy beneficioso el fortalecer la colaboración entre mi oficina y los ombudsmen regionales de la OMS a fin de que todos podamos trabajar con idénticos criterios y el mismo tipo de lenguaje. Una agenda, en definitiva, muy ambiciosa pero factible si uno pone los medios y el empeño necesario.

Ginebra, 3 de marzo de 2015

* Las opiniones expresadas en esta entrevista responden al punto de vista del autor, sin que, en modo alguno, pretendan reflejar el punto de vista institucional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

José Martínez-Aragón es el actual Ombudsman de la Organización Mundial de la Salud / ONU SIDA. Previamente fue el Ombudsman Regional en Santiago del Servicio de Mediación y Ombudsman de las Naciones Unidas, UNOMS. Antes de incorporarse a las Naciones Unidas, José había trabajado como Consejero Principal del Defensor del Pueblo Europeo. Ha sido acreditado como mediador en Francia, Reino Unido y los Estados Unidos.

¡Muchas gracias José por la entrevista tan ilustradora!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s