En Italia el arbitraje y la negociación asistida se adoptan como medidas en la reforma a la justicia civil y en México se crea un Instituto de Justicia Alternativa para los conflictos penales

medi-120119-06 (congestion)

Es una constante que cuando la justicia ordinaria sufre de congestión, a través de reformas legales se intenta dar solución a una problemática que es más compleja que la reforma a los Códigos. El 12 de septiembre en Italia se publicó un decreto que contiene medidas urgentes para reformar el sistema judicial civil y enfrentar la congestión judicial. Entre las medidas introducidas por el decreto se encuentran dos relacionas con los métodos de resolución de conflictos:
1. La posibilidad de referir casos pendientes a arbitraje conducidos por paneles compuestos por abogados que han sido miembros de colegios de abogados prestigiosos por más de 3 años.
2. La creación de la negociación asistida como un medio para resolver por fuera de los juzgados los conflictos en los cuales se establece este mecanismo como requisito de procedibilidad en determinados casos.

Para conocer la noticia en detalle se puede consultar aquí

Por otra parte, en Chihuahua, México se creó un Instituto de Justicia Alternativa. De acuerdo con Lourdes Sígala, “Luego de 11 años de que se creara y aprobara la Ley de Mediación que pedía un órgano desconcentrado del poder judicial, a partir de hoy entrará en funciones el Instituto de Justicia Alternativa, donde los conflictos se solucionarán de común acuerdo entre el afectado y la víctima”, y agrega que el propósito es regular el ejercicio de los mecanismos alternativos de solución de conflictos en materia penal; esto se realiza en una etapa pre-procesal, no contándose con una instancia que atienda aquellos asuntos ya judicializados susceptibles de salida alterna. Una de las ventajas que tendría este Instituto es la “Desahogar la carga laboral dentro de los juzgados civiles, familiares y penales en materia de salidas alternas al proceso.”

Para conocer la noticia en detalle se puede consultar aquí

Como se puede evidenciar en las dos noticias anteriores, en Italia y México, se sigue pensando que los métodos de resolución de conflictos como la mediación, el arbitraje y la denominada negociación asistida sirven para descongestionar los despachos judiciales. Las preguntas que se podrían hacer al respecto son:

¿Cuál es el impacto de la implementación de la mediación o la negociación asistida como requisito de procedibilidad en la carga laboral de los jueces? ¿Cuando una persona decide ser mediador, negociador o árbitro está pensando en que su misión es aliviar el trabajo de los jueces? ¿Los ciudadanos acuden a los métodos de resolución de conflictos porque encuentran en ellos ventajas comparativas con la justicia ordinaria? ¿Es la misión de los jueces resolver los conflictos que las personas no pueden mediar o negociar como última ratio? ¿Deberían resolverse los problemas de la justicia con medidas como la implementación de métodos de resolución de conflictos?

Anuncios

2 pensamientos en “En Italia el arbitraje y la negociación asistida se adoptan como medidas en la reforma a la justicia civil y en México se crea un Instituto de Justicia Alternativa para los conflictos penales

  1. ¿Cuál es el impacto de la implementación de la mediación o la negociación asistida como requisito de procedibilidad en la carga laboral de los jueces?

    Pues desconozco si hay estudios que nos lo aclaren, pero en principio todo apunta a que a falta de regulación expresa al respecto, la tendencia puede ser que los titulares de los órganos jurisdiccionales deriven a suntos a mediación para descargarse de trabajo en cuanto descubran esa posibilidad.

    ¿Cuando una persona decide ser mediador, negociador o árbitro está pensando en que su misión es aliviar el trabajo de los jueces?

    Que cada cual responda. Propongo aquí mismo una encuesta. En lo que a mí respecta, lo tengo claro: NO

    ¿Los ciudadanos acuden a los métodos de resolución de conflictos porque encuentran en ellos ventajas comparativas con la justicia ordinaria?

    Los ciudadanos, a mi juicio, hoy por hoy simplemente no comparan porque desconocen las ADR que quedan subsumidas en las “gestiones” de sus letrados para llegar a un acuerdo y que a su vez se suelen traducir en intercambio de correspondencia con el contrario sin profundizar en las posibilidades de alcanzar una solución en esa fase.
    Aquí hay además una absoluta falta de incentivos en las normas para fomentar el recurso a la ADR. Digo incentivos legales, no se interprete Subvenciones o petición de fondos, ojo!

    ¿Es la misión de los jueces resolver los conflictos que las personas no pueden mediar o negociar como última ratio?

    Claro, a ver, si ha fracasado la mediación y la negociació está bloqueada, lo que por lo común es el resultado de ese intercambio de correspondencia previo a la interposición de la demanda, lo siguiente es el juzgado y salvo acuerdo intrajudicial, la sentencia que definitivamente zanje la disputa

    ¿Deberían resolverse los problemas de la justicia con medidas como la implementación de métodos de resolución de conflictos?

    No tiene nada que ver, es como si me preguntas si se debería fomentar el uso del ave para descongestionar el tráfico de mercancías por carretera. Pues mira, quizá sería deseable, pero supone modificar por completo la configuración actual de las líneas de AVE que son para pasajeros. Mientras tanto, poner o quitar vías, no va a afectar a la distribución de mercancías.

    Las metáforas las carga el diablo y quizá en la mente de muchos surgirá la idea de que el AVE sería la justicia y las ADR las líneas de transporte en carretera, o viceversa.

    A mi entender se trata de que ambos medios de transporte puedan indistintamente acarrear mercancías y pasajeros. Que ADR y Justicia ordinaria se representen inicialmente en la mente del sujeto como posibilidades abiertas, cosa que hoy no sucede y que desde ese conocimiento inicial decida cuánto quiere de cada una y en qué momento en función de sus intereses.

    En particular es perentorio en este momento abrir la jurisdicción penal al campo de la justicia restaurativa, posibilitando acuerdos entre infractor y víctima que eviten procesos y a la vez, sería interesante capacitar a las fuerzas de orden público para que evalúen en los atestados las circunstancias que pueden hacer preferible optar por una mediación a fin de que los fiscales en su día y los jueces de instrucción, puedan hacer un uso motivado del principio de oportunidad.

    Bueno… para el debate, sirve, ¿no?

  2. ¿Cuál es el impacto de la implementación de la mediación o la negociación asistida como requisito de procedibilidad en la carga laboral de los jueces?

    En Colombia también desconozco estudios que nos den respuesta sobre el impacto, me temo que en nuestro caso al argumentar a favor de que la implementación de la conciliación, en el discurso del gobierno se empezó a incluir que la conciliación aliviaría la congestión judicial, han pasado 23 años y los ciudadanos no conocemos en qué medida se ha disminuido la congestión gracias a la conciliación.

    ¿Cuando una persona decide ser mediador, negociador o árbitro está pensando en que su misión es aliviar el trabajo de los jueces?

    En mi caso tampoco, al identificarme como mediador pienso en mi trabajo en resolución de conflictos, no en la carga de los jueces y la congestión de la justicia.

    ¿Los ciudadanos acuden a los métodos de resolución de conflictos porque encuentran en ellos ventajas comparativas con la justicia ordinaria?

    Creo que en Colombia todavía nos hace falta mucha promoción de los métodos de resolución de conflictos, ignoro si los ciudadanos toman decisiones informadas sobre a qué método recurren, entiendo que ya en conciliación, los conciliadores suelen mencionar las ventajas de la conciliación y lo hacen en comparación con la justicia ordinaria, en mi concepto esto no debería suceder, las personas deberían escoger la conciliación no porque sea mejor que la justicia, sino porque les presenta opciones adecuadas para la resolución de sus conflictos.

    ¿Es la misión de los jueces resolver los conflictos que las personas no pueden mediar o negociar como última ratio?

    En mi opinión creo que no, una cosa para mí es la justicia y otra los métodos de resolución de conflictos donde estos últimos no son una primera etapa del camino de las partes y si este fracasa acudir al juez. El juez debe dedicarse a administrar justicia de problemas jurídicos y los mediadores o conciliadores a ayudar a las personas a resolver conflictos.

    ¿Deberían resolverse los problemas de la justicia con medidas como la implementación de métodos de resolución de conflictos?

    De acuerdo con lo que planteas, considero que la justicia debe resolver sus problemas, entre ellos la congestión con sus propias medidas dentro de su sistema, en principio es un asunto de oferta y demanda. Entiendo la conciliación y la mediación tienen un escenario diferente que no está destinado a los juzgados y el sistema judicial.

    Espero que mis apreciaciones aporten también a este diálogo Antonio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s