Curso de Inducción en Conciliación en la Universidad del Rosario

U RosarioFoto: Estudiantes de la Inducción en Conciliación, Universidad del Rosario.

En la Universidad de Nuestra Señora del Rosario, se llevó a cabo en el mes de julio de 2014 la Inducción en Conciliación para los estudiantes que harán su práctica en el Centro de Conciliación del Consultorio Jurídico de la Facultad de Jurisprudencia. Esta Inducción es dirigida por el doctor John Fredy Ibáñez Díaz. En la Inducción se trabajaron las técnicas de negociación y conciliación con un enfoque narrativo a través de presentación de teoría y ejercicios donde los estudiantes aplicaban las técnicas. Uno de los puntos de discusión fue si se puede afirmar que las personas sean violentas, conflictivas o las que comúnmente son conocidas como problemáticas. El narrador de este blog quien fue el facilitador afirmó en la inducción que desde la teoría narrativa se entiende el conflicto como un fenómeno que debe ser separado de las partes para poder avanzar en una conciliación y que aplicando la técnica de la externalización se busca trabajar el que las personas no son el problema, el problema es el problema. Desde esta perspectiva se afirma que las personas no son conflictivas por naturaleza, el conflicto hace que las partes actúen de una manera determinada. Uno de los participantes de la inducción me compartió el capítulo 8
“Demonios Interiores” de la obra del profesor Steven Pinker “Los Ángeles que Llevamos Dentro” de Editorial Paidós.

El capítulo mencionado es muy interesante y recomiendo su lectura. En dicho documento el autor afirma que “en la naturaleza humana tienen cabida impulsos que nos empujan a la violencia, como la depredación, la dominación y la venganza, pero también impulsos o rasgos que –en circunstancias adecuadas- nos impulsan hacia la paz, como la compasión, la equidad, el autocontrol y la razón”. En el capítulo se habla de la fantasía de la violencia, el circuito de la furia ubicado en el cerebro, el síndrome de huir hacia delante, el movimiento antiviolencia, la brecha moralizadora (sesgo en beneficio propio) y el mito del mal puro.

El capítulo de Steven Pinker es excelente y con unas “gafas psicológicas narrativas” se puede entender cómo las partes en conflicto se presentan como perfectas y uno de los trabajos del conciliador es aumentar la complejidad del conflicto y hacerle ver a la parte perfecta que es imperfecta y que es el conflicto quien se ha apoderado de él o ella y también del otro. Sobre este aspecto es útil el artículo de Sara Cobb “A Developmental Approach to Turning Points: “Irony” as an Ethics for Negotiation Pragmatics” (11 Harv. Negotiation L. Rev. 147, 2006)

Gracias al grupo por la oportunidad de aprender de ustedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s