Diplomado de Conciliación de la Cámara de Comercio de Pereira

CCPFoto: Estudiantes Diplomado de Conciliación.

En el mes de julio de 2014 se llevó a cabo el módulo de “MASC, Marco Normativo y Jurisprudencial de Conciliación” en el Diplomado de Conciliación del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Pereira, dirigido por la doctora MariLuz Quiceno Jaramillo.

Uno de los temas que más se dialogó en el grupo fue sobre los enfoques de la conciliación, entre ellos: la resolución de conflictos y el procesal. El enfoque de resolución de conflictos entiende la conciliación como un método de resolución de conflictos multidisciplinar. El enfoque procesalista podría entender la conciliación como una institución de derecho procesal la cual descongestiona los despachos judiciales y es una forma anormal de terminar un proceso. La resolución de conflictos no ve a la conciliación como un mecanismo alternativo, es un método. Por otra parte, el derecho procesal percibe la conciliación como un requisito previo al proceso judicial que se debe agotar. Una y otra visión son diferentes. Desde la perspectiva de la resolución de conflictos algunas preguntas serían: ¿Qué es el conflicto y cómo puedo ayudar a las partes a solucionarlo? ¿De qué manera puedo ayudar a las partes para que ellas lleguen a un acuerdo? ¿Si las partes no cumplen un acuerdo conciliatorio, de qué manera puedo apoyarlas en la solución del conflicto que todavía existe entre ellas? ¿Cómo puedo desarrollar mis habilidades de escucha para comprender las necesidades de las partes? Desde el derecho procesal algunas preguntas serían: ¿Cuál es la litis en este caso de conciliación? ¿Cuál es el conflicto jurídico a resolver? ¿Cuáles son los derechos involucrados en esta conciliación? ¿Qué puedo hacer si se viola el derecho al debido proceso? ¿Qué pasa si un acta de conciliación no se cumple y el juez declara que no presta mérito ejecutivo? ¿Qué debo identificar en un acta de conciliación para saber que es nula? ¿Las propuestas de arreglo que propongo pueden ser consideradas prejuzgamiento? Los conciliadores son quienes escogen la perspectiva que desean aplicar en la conciliación. arte para generalizar, por ejemp la conciliaciecimiento del Estado de Derecho FortalEsDeros. a parte para generalizar, por ejemp

Adicionalmente, en el grupo hubo interés por algunos productos del Proyecto de Fortalecimiento del Estado de Derecho FortalEsDer de la GIZ en Colombia. A continuación se comparten los archivos para su consulta:

  1. Planeación Estratégica en Conciliación 04_plan_acción_proc_del_conc
  2. Importancia de la Jurisprudencia en Colombia 07_import_jurisp_col
  3. Elementos de una Metodología para la Producción y Publicación Armónica y Coherente de la Jurisprudencia en Colombia 08_elementos_met_prod_pub
  4. Compendio de Experiencias Internacionales en la Producción y Publicación Armónica y Coherente de la Jurisprudencia 09_folleto_metodologia_jur

Gracias al grupo por sus aportes en clase.

Anuncios

Curso 2 de Inducción en Conciliación en la Universidad del Rosario

URosario2         Foto: Estudiantes Universidad del Rosario.

En el segundo grupo de la Inducción en Conciliación en la Universidad del Rosario se trabajó por el facilitador de este blog las “Técnicas de Negociación y Conciliación”. En esta oportunidad se realizaron ejercicios para practicar las técnicas con enfoque de conciliación narrativa. Algunas situaciones observadas en los ejercicios fueron:

1. Doble escucha: En esta técnica puede presentarse que en la narrativa del conflicto el conciliador al resaltar el aspecto más importante se enfoque en un aspecto diferente del que es importante para la parte que narra el conflicto. Por ejemplo, en un conflicto familiar, un conciliador puede resaltar lo económico, otro la violencia y para la parte puede ser el rompimiento con su pareja. Si el conciliador no identifica claramente qué es lo fundamental para el narrador, seguirá trabajando en ayudar a las partes en un aspecto diferente al que realmente les interesa.

2. Incluir otras narrativas: entre las opciones para aplicar esta técnica, parece funcionar mejor hacerlo a través de preguntas donde la persona es invitada a decirle al conciliador qué pensaría otro en lugar de proponerle que hable directamente como la otra persona.

3. Externalización: para aplicar esta técnica es necesario que la persona hable sobre un conflicto del cual es parte directa y que la externalización se haga con un sentimiento o emoción de dicha persona y no de un tercero.

4. Evitar generalizaciones: se recomienda que al intervenir el conciliador no incluya la misma palabra que ha utilizado la parte para generalizar, por ejemplo: parte: “es que usted siempre me evade” conciliador: “¿Cuándo es que usted siempre lo evade?”

5. Parafraseo: se deben repetir las mismas palabras utilizadas por la parte que narra y no incluir términos jurídicos los cuales hacen parte de la manera por la cual los abogados entienden los conflictos.

Gracias al grupo por los ejercicios tan enriquecedores para la aplicación de las técnicas.

Curso de Inducción en Conciliación en la Universidad del Rosario

U RosarioFoto: Estudiantes de la Inducción en Conciliación, Universidad del Rosario.

En la Universidad de Nuestra Señora del Rosario, se llevó a cabo en el mes de julio de 2014 la Inducción en Conciliación para los estudiantes que harán su práctica en el Centro de Conciliación del Consultorio Jurídico de la Facultad de Jurisprudencia. Esta Inducción es dirigida por el doctor John Fredy Ibáñez Díaz. En la Inducción se trabajaron las técnicas de negociación y conciliación con un enfoque narrativo a través de presentación de teoría y ejercicios donde los estudiantes aplicaban las técnicas. Uno de los puntos de discusión fue si se puede afirmar que las personas sean violentas, conflictivas o las que comúnmente son conocidas como problemáticas. El narrador de este blog quien fue el facilitador afirmó en la inducción que desde la teoría narrativa se entiende el conflicto como un fenómeno que debe ser separado de las partes para poder avanzar en una conciliación y que aplicando la técnica de la externalización se busca trabajar el que las personas no son el problema, el problema es el problema. Desde esta perspectiva se afirma que las personas no son conflictivas por naturaleza, el conflicto hace que las partes actúen de una manera determinada. Uno de los participantes de la inducción me compartió el capítulo 8
“Demonios Interiores” de la obra del profesor Steven Pinker “Los Ángeles que Llevamos Dentro” de Editorial Paidós.

El capítulo mencionado es muy interesante y recomiendo su lectura. En dicho documento el autor afirma que “en la naturaleza humana tienen cabida impulsos que nos empujan a la violencia, como la depredación, la dominación y la venganza, pero también impulsos o rasgos que –en circunstancias adecuadas- nos impulsan hacia la paz, como la compasión, la equidad, el autocontrol y la razón”. En el capítulo se habla de la fantasía de la violencia, el circuito de la furia ubicado en el cerebro, el síndrome de huir hacia delante, el movimiento antiviolencia, la brecha moralizadora (sesgo en beneficio propio) y el mito del mal puro.

El capítulo de Steven Pinker es excelente y con unas “gafas psicológicas narrativas” se puede entender cómo las partes en conflicto se presentan como perfectas y uno de los trabajos del conciliador es aumentar la complejidad del conflicto y hacerle ver a la parte perfecta que es imperfecta y que es el conflicto quien se ha apoderado de él o ella y también del otro. Sobre este aspecto es útil el artículo de Sara Cobb “A Developmental Approach to Turning Points: “Irony” as an Ethics for Negotiation Pragmatics” (11 Harv. Negotiation L. Rev. 147, 2006)

Gracias al grupo por la oportunidad de aprender de ustedes.

Diplomado de Conciliación Universidad Libre de Bogotá

UlibreFoto: Grupo Diplomado de Conciliación, Universidad Libre Bogotá

 

En el Grupo I del Diplomado de Conciliación de la Universidad Libre Sede Bogotá, Dirigido por el doctor Carlos Emilio Alarcón Laverde, se llevó a cabo en el mes de julio el módulo de Procedimiento Conciliatorio y Audiencia de Conciliación facilitado por el narrador de este blog. En el taller de procedimiento se discutieron varias preguntas muy interesantes entre las cuales se resaltan las siguientes:

1. ¿En los casos donde asiste una de las partes a la audiencia de conciliación se elabora una constancia de asistencia y posteriormente una constancia de inasistencia?

La respuesta es que en los casos donde no asiste ninguna de las partes o asiste solo una de ellas, de acuerdo con el artículo 2 de la Ley 640 de 2001, el conciliador debe elaborar una contancia de inasistencia al cuarto día hábil de la fecha en la cual debió celebrarse la conciliación, es decir, pasados tres días de la fecha de la audiencia. Las constancias de asistencia no tienen sustento legal y algunos conciliadores las elaboran para que las partes que asisten tengan un documento que soporte la asistencia a la conciliación y presentarlas en sus trabajos como una prueba de la existencia de una citación a una conciliación. Las constancias de inasistencia a las cuales hace referencia la Ley 640 de 2001 solamente las firma el conciliador.

2. ¿Cómo debería ser el pago al conciliador en los cuales se debe cambiar por solicitud de una de las partes?

En el Decreto 1829 de 2013 no se tiene contemplada la hipótesis de la pregunta, sin embargo, en opinión del facilitador quien tiene derecho a cobrar los honorarios autorizados por el Decreto mencionado es el conciliador que sí fue habilitado por las partes y terminó el procedimiento conciliatorio. Diferente es que en el reglamento del centro de conciliación se tengan normas para aplicar en estos casos y de la tarifa que le corresponde al conciliador la dividan proporcionalmente al trabajo desarrollado en la conciliación entre los conciliadores que llevaron a cabo el procedimiento. Sin perjuicio de lo anterior, quien es reponsable por lo que pueda pasar con la conciliación como resultado es el conciliador que elaboró el acta o constancia que corresponda.

3. ¿Si se llevan a cabo varias sesiones de una audiencia de conciliación se deben elaborar documentos parciales de las mismas?

La Ley 640 de 2001 en sus artículos 1 y 2 solamente hace referencia a las constancias y actas de conciliación y estas se elaboran al finalizar el procedimiento conciliatorio. El conciliador puede tomar notas de cada sesión de la audiencia de conciliación como ayuda de memoria de lo ocurrido en cada sesión, pero no puede elaborar actas o constancias parciales.

4. ¿Al perderse la primera copia que presta mérito ejecutivo se puede solicitar otra primera copia al centro de conciliación?

Aunque este evento tampoco está previsto en las normas que reglamentan la conciliación, se podría afirmar que en el caso que a una de las partes a la cual le fue entregada la primera copia que presta mérito ejecutivo se le pierde, la forma de recuperarla será a través de un proceso de reposición de título. El centro de conciliación no puede expedir primeras copias en dichos eventos porque no existe una norma que los autorice para ello.

5. ¿Es recomendable en la audiencia de conciliación ilustrar a las partes sobre las ventajas de la conciliación?

Este punto afortunadamente no está reglamentado en la ley, a pesar que el artículo 8 de la Ley 640 de 2001 dice que los conciliadores deben “Ilustrar a los comparecientes sobre el objeto, alcance y límites de la conciliación” que es un punto diferente de la audiencia. La recomendación es que en la etapa de inicio de la conciliación al mencionar qué es la conciliación se haga referencia a las ventajas como característicias sin hacer un paralelo con el proceso judicial porque este sería un ejercicio maniqueísta de presentar lo bueno de la conciliación y lo malo del proceso. Se puede hablar bien de la conciliación sin polarizarla con el proceso judicial, cada uno tiene unos fines diferentes y los rigen principios diferentes. Adicionalmente, no se recomienda que el conciliador utilice dicha comparación para motivar a las partes a conciliar porque fácilmente podría ser una presión hacia las mismas para lograr conciliar. Las partes deben conciliar si están convencidas de que el acuerdo es la mejor opción y no porque el conciliador les diga que lo que les espera en el juicio es impositivo, costoso y demorado. Hay mejores técnicas de conciliación para aplicar.

Gracias al grupo por las sesiones tan enriquecedoras.

¿Es la conciliación el nuevo arbitraje?

Jacqueline Nolan-Haley escribió un artículo titulado: Mediation: The “New Arbitration” (mediación: el nuevo arbitraje) en el Negotiation Law Review (17 Harv. Negot. L. Rev. 61 2012). En dicho artículo la autora afirma que en la medida que los abogados se interesan más por representar a las partes en una conciliación (se usará el término conciliación en lugar de mediación para el contexto colombiano), los límites entre el arbitraje y la conciliación empiezan a borrarse. Para Nolan-Haley mientras la conciliación avanza hacia un modelo de arbitraje, a su vez el arbitraje se convierte en la nueva forma de litigar. Para sustentar su argumento, Nolan-Haley presenta 3 razones: 1. El rol de los abogados en las conciliaciones es adversarial y en algunos casos contrarios a la ética. 2. La práctica del mediador es evaluativa. 3. La explícita mezcla de los procedimientos conciliatorio y arbitral.

 Para facilitar diferenciar lo que afirma Nolan-Haley de la opinión del narrador de este blog, los comentarios de este último se harán en cursiva. Para la autora, la conciliación legal es aquella donde los abogados están involucrados como representantes de las partes y no está ligada a un tipo de conciliación en especial pero está más asociada a la conciliación evaluativa. La conciliación en derecho en Colombia se parece mucho a la conciliación evaluativa de los estadounidenses porque el conciliador puede proponer fórmulas de arreglo y se diferencia por esta razón de la conciliación facilitativa.

 El primer argumento es la celosa representación de los abogados en la conciliación: los abogados en la conciliación no están interesados en recomponer las relaciones de las partes como lo suele afirmar la conciliación, por el contrario, los abogados tienden a buscar una solución eficiente lo que los lleva a comportarse con la misma formalidad que lo hacen en el arbitraje, aportando memoriales o pruebas basados en la ley o el ordenamiento jurídico. Usualmente los abogados se enfocan más en sus posiciones que en los intereses de la otra parte. En la investigación se aplicaron unos cuestionarios a abogados de Nueva York con los siguientes resultados:

En la etapa de preparación de la conciliación:

  1. Elabora un documento previo a la conciliación: 49%
  2. Hace un análisis de los intereses y necesidades del cliente: 61%
  3. Hace un análisis de los intereses y necesidades de la otra parte: 29%
  4. Analiza las posibles soluciones diferentes a las monetarias: 49%

También se preguntó a los conciliadores acerca de cómo se comportan los abogados y uno comentó: “ellos repiten sus argumentos, no escuchan a la contraparte”, muchos de los comentarios de los conciliadores indican que el comportamiento de los abogados en las conciliaciones es más parecida a la participación de un arbitraje que en una conciliación; por ejemplo, argumentan su posición y contestan adversarialmente los argumentos de la otra parte, presentan argumentos jurídicos como si el conciliador fuera quien busca argumentos jurídicos. Otro aspecto preocupante es la confidencialidad en la conciliación donde los abogados suelen aprovechar la audiencia para enterarse de hechos de la otra parte y ver cómo esta se comportaría en un proceso judicial.

Este argumento tiene mucha resonancia con la práctica de muchos abogados en la conciliación en Colombia: se comportan en la audiencia como si estuvieran litigando un caso, argumentan con fundamentos en la ley las razones de sus clientes, no preparan la conciliación teniendo en cuenta los intereses y necesidades de todas las partes más allá de las del cliente, aprovechan la conciliación para constituir pruebas en contra de la otra parte.

 El segundo argumento de Nolan-Haley es que la conciliación evaluativa es un sustituto del arbitraje. En este punto afirma que el rol evaluativo del conciliador es un continuo que incluye algún tipo de opinión sobre el caso por parte del conciliador. Cita a Kovach y Love quienes dicen: “los abogados aplican su modelo adversarial, analizando el caso desde un punto de vista jurídico para lograr un acuerdo”. Algo similar ocurre con la conciliación en derecho en Colombia, los abogados que representan a las partes cumplen su rol analizando el caso con una visión jurídica y no se aplican modelos de resolución de conflictos que son diferentes a los modelos de análisis del derecho.

 El tercer argumento es que los procedimientos de conciliación y arbitraje se están mezclando. La autora muestra como los procedimientos de entidades internacionales integran la conciliación y el arbitraje de la siguiente manera: Conciliación-Arbitraje: primero se intenta conciliar y cuando fracasa se avanza al arbitraje; Arbitraje-Conciliación: un modelo mixto de arbitraje donde se trata que la decisión sea consensuada o donde la conciliación es una oportunidad que se aplica si las partes lo solicitan. Nolan-Haley dice que no todos los académicos son entusiastas de estos procedimientos porque la conciliación y el arbitraje tienen propósitos diferentes y por ello una moral distinta. En Colombia también se cuenta con un procedimiento donde la conciliación está inmersa en el proceso arbitral.

 ¿Cómo se podría entender la conciliación en una cultura adversarial como la del arbitraje? algunas personas entienden que aplicando la teoría de la asimilación donde el modelo dominante se “traga” al que es marginal. Desde este punto de vista, la conciliación no es un mecanismo alternativo al sistema judicial, sino parte de este. Otros atribuyen que la transición de la conciliación hacia el arbitraje se explica por el desarrollo de programas de conciliación vinculados a los juzgados que fallan en reconocer las particularidades de la conciliación que la diferencian del proceso judicial. Además hay tendencias culturales muy fuertes donde la idea de justicia es más importante que la de paz y ello lleva a que la conciliación sea menos basada en los intereses y en la resolución de conflictos y sea más orientada a los derechos y adversarial.

En la conciliación en derecho es común encontrar que las partes y sus abogados cuentan el conflicto de una forma adversarial y basados en sus derechos, es un debate de derechos, no de situaciones que los llevaron a un conflicto donde los dos deben cooperar para superar el conflicto. La conciliación como requisito de procedibilidad asimila un modelo facilitativo de la conciliación con un modelo adversarial del proceso judicial y por ello muchos abogados están interesados en agotar el requisito y no en conciliar. Sumado a lo anterior, el discurso desde las instituciones del Estado como el Ministerio de Justicia y del Derecho y que ha sido replicado por los centros de conciliación es que la conciliación es un mecanismo de acceso a la justicia y no un método de resolución de conflictos, siendo estos dos diferentes.

¿Cree que en Colombia la conciliación es el nuevo arbitraje? ¿Por qué?

Informe de Arbitraje Internacional de Norton Rose Fulbright

Norton Rose Fulbright ha publicado su segundo número del Informe de Arbitraje Internacional el cual incluye una entrevista con Teresa Cheng del Centro de Arbitraje Internacional de Hong Kong, también da a conocer las reglas del arbitraje institucional de HKIAC, las nuevas reglas comerciales y de apelaciones de la AAA y las de derecho arbitral del Centro Financiero Internacional de Dubai. En la sección de casos, se revisan las decisiones de la Corte Suprema de India sobre la Agencia de Deporte Mundial de Asia, las decisiones de la Corte de Apelaciones de Singapur sobre el caso PT First Media v Astro y las decisiones de la Corte Suprema de Justicia de Inglaterra en el caso Tang Chung Wah v Grant Thornton.

A continuación encontrarán cada una de las secciones del Informe:

f1

f2

f3

f4

f5

f6

f7

f8

f9

f10

f11

f12

 

 

Artículo sobre el Mundial de Fútbol y la Mediación

LogoMundialFutbol

Imagen: logo Mundial de Fútbol Brasil 2014

 

A propósito del Mundial de Fútbol que se está llevando a cabo en Brasil por estos días donde Colombia está realizando un papel sobresaliente, en Mediate.com han publicado un artículo titulado: “Competition, Collaboration and Integrity at the World Cup” escrito por James Melamed. En dicho artículo el autor reflexiona sobre el Mundial en términos de cómo nos relacionamos como seres humanos enfocados en la competencia, la colaboración y la integridad. Agrega que hay muchas lecciones para ser aprendidas y que el fútbol es para todas las personas. Precisamente después de leer el artículo, una de las frases que más me ha llamado la atención es la siguiente:

“En el fútbol internacional, nosotros tal vez tenemos el mejor sustituto en el mundo para nuestra tentación hacia una guerra destructiva. El fútbol y el Mundial ofrece a cada nación, grandes y pequeñas, la capacidad de estar en su mejor colaboración en aras del respeto y el reconocimiento internacional. El Mundial, a pesar de sus imperfecciones, es de hecho el “mundo en su mejor momento” nada menos”.

¿Están de acuerdo con la afirmación del autor? ¿Qué relaciones encuentran entre el fútbol y la resolución de conflictos o la mediación?

Los interesados en leer el artículo completo lo pueden hacer aquí

En relación con la nota publicada hoy en este blog, El Tiempo publica en su sección de opinión un artículo escrito por Jorge Orlando Melo titulado: “Muertes y celebraciones” que dice:

“Uno podría pensar que hay más incidentes mortales en Bogotá que en otras partes, porque sus habitantes tienen una sensación mayor de agobio y responden con más agresividad a las molestias que les causan los demás.”

Para leer la nota completa hacer click aquí