Procedimiento Conciliatorio en Colombia

Portadaprocedimientoconciliatorio

Agradecimiento: Esta publicación fue posible gracias al Doctor Hernando Herrera Mercado, Director de la Especialización en Arbitraje, Conciliación y Negociación de la Universidad del Rosario.

Autor: Harbey Peña Sandoval

Editorial: Universidad del Rosario (Bogotá, Colombia)
Facultad de Jurisprudencia

Fecha de edición: Octubre de 2010

ISBN: 9789587381535

Reseña: La conciliación es uno de los mecanismos alternativos de solución de conflictos más importantes y desarrollados en Colombia. Pese a que las normas legales que rigen la materia son las mismas, en la práctica parece que los conciliadores y centros de conciliación aplican el procedimiento de manera diferente.

El presente texto tiene como objetivo poner a disposición de las personas interesadas en la conciliación una descripción de las etapas que integran el procedimiento conciliatorio. El análisis jurídico del procedimiento empieza con los requisitos de la solicitud de conciliación y termina con el seguimiento que se debe hacer al resultado del servicio ofrecido. Para el desarrollo de la presente obra, se integra la legislación, la jurisprudencia y los conceptos de línea institucional del Ministerio del Interior y de Justicia con ejemplos sencillos que permiten un mejor entendimiento de los conceptos que se quieren dar a conocer.

Tabla de contenido:

Introducción
1. Solicitud de conciliación
2. Tarifas
3. Designación del conciliador
4. Estudio de la solicitud de conciliación
5. Asunto no conciliable
6. Solicitud con asuntos conciliables y no conciliables
7. Asuntos conciliables que no son competencia de la conciliadora
8. Citación a la audiencia de conciliación
9. Planeación de la audiencia de conciliación
10. Inasistencia a la audiencia de conciliación
11. Habilitación de la conciliadora
12. Imposibilidad de acuerdo conciliatorio
13. Conciliación
14. Conciliación multipartes
15. Seguimiento al resultado de conciliación
Conclusiones
Bibliografía
Quienes estén interesados(as) en adquirirlo lo pueden hacer en:

Siglo del Hombre Editores

La Libreria de la U

El procedimiento a seguir en una conciliación es un aspecto importante en la aplicación de un método de resolución de conflictos. Como parte integral de la formación de los conciliadores, el procedimiento más que el manejo de conceptos del paso a paso, es la práctica de ofrecer a las personas en conflicto un camino guiado para que ellas construyan su horizonte. El procedimiento no es un proceso y aunque pareciera que lo aprendido en las clases de derecho procesal en las Facultades de Derecho se podría aplicar, no hay nada más contrario. Esta es una de las mayores limitantes en la formación de los futuros conciliadores. Seguramente basados en sus conocimientos y experiencia jurídico-procesal, se interesan mucho por responder preguntas como: ¿Qué pasa si queda mal elaborada el acta de conciliación? ¿Qué acción se podría iniciar si se viola el debido proceso en la conciliación? ¿Qué demanda procede en una conciliación por error en el procedimiento? ¿De qué manera se puede probar la nulidad de un acta de conciliación? ¿Cuál es el manejo de las pruebas en la conciliación?, etc. Todos los anteriores interrogantes se hacen bajo el supuesto que el procedimiento prima sobre lo sustancial, lo sustancial es por supuesto el conflicto. Las preguntas que se deberían responder son: ¿De qué manera podemos ajustar el procedimiento al conflicto de las partes? ¿Cómo podría el conciliador responder a las expectativas procedimentales de las partes? ¿Qué aspectos del procedimiento influyen en la manera en la que las partes concilian? ¿Cómo puede el conciliador mejorar la facilitación del procedimiento conciliatorio cuando las partes no se ponen de acuerdo en las etapas a seguir? ¿De qué manera se puede aumentar la participación de las partes en el diseño del procedimiento y la elaboración colaborativa del acta de conciliación? El reto que se tiene en el procedimiento es aprenderlo pensando con una perspectiva de resolución de conflictos y no jurídica.

El procedimiento conciliatorio no es estático, es dinámico. Como mínimo el conciliador debe conocer qué es necesario en una solicitud, el tope de las tarifas, cómo analizar una solicitud, cómo preparar la audiencia de conciliación, cómo elaborar correctamente los documentos requeridos, cuáles son los plazos que se deben cumplir, cómo realizar el registro del acta. Como tal vez en estos aspectos se suele fallar mucho, especialmente en las constancias y actas de conciliación, el desgaste de los centros de conciliación y la debilidad de los conciliadores está en parte en el procedimiento; sin embargo, no se debe perder de vista que el procedimiento no es lo fundamental, lo importante son las partes y el conflicto.

¿Cuáles han sido las principales ventajas y limitantes que has encontrado en el procedimiento? ¿Qué aspectos del procedimiento se deberían reformar? ¿Qué consideras es lo fundamental en el procedimiento? ¿Qué conexión has encontrado entre el procedimiento y el resultado de la conciliación? ¿En qué medida influye el conciliador y las partes en el procedimiento y cómo puede este último facilitar la conciliación? ¿Debería ser la conciliación en algunos casos requisito de procedibilidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s