Procedimiento Conciliatorio en Colombia

Portadaprocedimientoconciliatorio

Agradecimiento: Esta publicación fue posible gracias al Doctor Hernando Herrera Mercado, Director de la Especialización en Arbitraje, Conciliación y Negociación de la Universidad del Rosario.

Autor: Harbey Peña Sandoval

Editorial: Universidad del Rosario (Bogotá, Colombia)
Facultad de Jurisprudencia

Fecha de edición: Octubre de 2010

ISBN: 9789587381535

Reseña: La conciliación es uno de los mecanismos alternativos de solución de conflictos más importantes y desarrollados en Colombia. Pese a que las normas legales que rigen la materia son las mismas, en la práctica parece que los conciliadores y centros de conciliación aplican el procedimiento de manera diferente.

El presente texto tiene como objetivo poner a disposición de las personas interesadas en la conciliación una descripción de las etapas que integran el procedimiento conciliatorio. El análisis jurídico del procedimiento empieza con los requisitos de la solicitud de conciliación y termina con el seguimiento que se debe hacer al resultado del servicio ofrecido. Para el desarrollo de la presente obra, se integra la legislación, la jurisprudencia y los conceptos de línea institucional del Ministerio del Interior y de Justicia con ejemplos sencillos que permiten un mejor entendimiento de los conceptos que se quieren dar a conocer.

Tabla de contenido:

Introducción
1. Solicitud de conciliación
2. Tarifas
3. Designación del conciliador
4. Estudio de la solicitud de conciliación
5. Asunto no conciliable
6. Solicitud con asuntos conciliables y no conciliables
7. Asuntos conciliables que no son competencia de la conciliadora
8. Citación a la audiencia de conciliación
9. Planeación de la audiencia de conciliación
10. Inasistencia a la audiencia de conciliación
11. Habilitación de la conciliadora
12. Imposibilidad de acuerdo conciliatorio
13. Conciliación
14. Conciliación multipartes
15. Seguimiento al resultado de conciliación
Conclusiones
Bibliografía
Quienes estén interesados(as) en adquirirlo lo pueden hacer en:

Siglo del Hombre Editores

La Libreria de la U

El procedimiento a seguir en una conciliación es un aspecto importante en la aplicación de un método de resolución de conflictos. Como parte integral de la formación de los conciliadores, el procedimiento más que el manejo de conceptos del paso a paso, es la práctica de ofrecer a las personas en conflicto un camino guiado para que ellas construyan su horizonte. El procedimiento no es un proceso y aunque pareciera que lo aprendido en las clases de derecho procesal en las Facultades de Derecho se podría aplicar, no hay nada más contrario. Esta es una de las mayores limitantes en la formación de los futuros conciliadores. Seguramente basados en sus conocimientos y experiencia jurídico-procesal, se interesan mucho por responder preguntas como: ¿Qué pasa si queda mal elaborada el acta de conciliación? ¿Qué acción se podría iniciar si se viola el debido proceso en la conciliación? ¿Qué demanda procede en una conciliación por error en el procedimiento? ¿De qué manera se puede probar la nulidad de un acta de conciliación? ¿Cuál es el manejo de las pruebas en la conciliación?, etc. Todos los anteriores interrogantes se hacen bajo el supuesto que el procedimiento prima sobre lo sustancial, lo sustancial es por supuesto el conflicto. Las preguntas que se deberían responder son: ¿De qué manera podemos ajustar el procedimiento al conflicto de las partes? ¿Cómo podría el conciliador responder a las expectativas procedimentales de las partes? ¿Qué aspectos del procedimiento influyen en la manera en la que las partes concilian? ¿Cómo puede el conciliador mejorar la facilitación del procedimiento conciliatorio cuando las partes no se ponen de acuerdo en las etapas a seguir? ¿De qué manera se puede aumentar la participación de las partes en el diseño del procedimiento y la elaboración colaborativa del acta de conciliación? El reto que se tiene en el procedimiento es aprenderlo pensando con una perspectiva de resolución de conflictos y no jurídica.

El procedimiento conciliatorio no es estático, es dinámico. Como mínimo el conciliador debe conocer qué es necesario en una solicitud, el tope de las tarifas, cómo analizar una solicitud, cómo preparar la audiencia de conciliación, cómo elaborar correctamente los documentos requeridos, cuáles son los plazos que se deben cumplir, cómo realizar el registro del acta. Como tal vez en estos aspectos se suele fallar mucho, especialmente en las constancias y actas de conciliación, el desgaste de los centros de conciliación y la debilidad de los conciliadores está en parte en el procedimiento; sin embargo, no se debe perder de vista que el procedimiento no es lo fundamental, lo importante son las partes y el conflicto.

¿Cuáles han sido las principales ventajas y limitantes que has encontrado en el procedimiento? ¿Qué aspectos del procedimiento se deberían reformar? ¿Qué consideras es lo fundamental en el procedimiento? ¿Qué conexión has encontrado entre el procedimiento y el resultado de la conciliación? ¿En qué medida influye el conciliador y las partes en el procedimiento y cómo puede este último facilitar la conciliación? ¿Debería ser la conciliación en algunos casos requisito de procedibilidad?

Anuncios

20 Años del Sistema Nacional de Conciliación en Colombia: Breve Análisis Normativo

Portada20añossistemaconciliacion

 

Para empezar la sección de “Letras para compartir”, a continuación encontrará un artículo titulado “20 Años del Sistema Nacional de Conciliación en Colombia: Breve Análisis Normativo” publicado por el Ministerio de Justicia y del Derecho con motivo de la conmemoración de los 20 años de la expedición de la Ley 23 de 1991. El artículo escrito por el narrador fue posible gracias a la Doctora Tatiana Romero Acevedo del Ministerio de Justicia y del Derecho y busca ofrecer un panorama de los avances y retos de la legislación en materia de conciliación que ha permitido la institucionalización y el reconocimiento de la conciliación en Colombia a través del establecimiento de un Sistema Nacional de Conciliación.

20añosdelsistemadeconciliacion  El artículo también puede ser consultado en Academia.edu

Para entender la conciliación en Colombia no como una institución aislada sino como un sistema es importante tener en cuenta la definición que ofrece la Real Academia Española: un sistema es un “conjunto de cosas que relacionadas entre sí ordenadamente contribuyen a determinado objeto”. Como lo menciona el artículo citado, los elementos del Sistema Nacional de Conciliación en Colombia son: 1. La Conciliación. 2. Conciliadores. 3. Centros de Conciliación. 4. Entidades Avaladas para Formar Conciliadores. 5. Entidades Coordinadoras de la Conciliación. El conjunto de estas partes cumplen un objeto: la resolución de los conflictos a través de la conciliación. Por ser un sistema, al presentarlo podría ser útil visualizarlo con un ser vivo que requiere de sus diferentes órganos o partes para cumplir con sus funciones. Es así como el símbolo de la paloma podría ser un ejemplo. La paloma es el sistema y cada extremidad representa un elemento del sistema así: La cabeza sería el concepto de conciliación y sus principios; un ala los conciliadores y debajo una pata con garras para aludir a la función disciplinaria sería el Consejo Superior de la Judicatura; la otra ala serían los centros de conciliación y debajo la otra pata con garras que simbolizan el control, inspección y vigilancia que ejerce el Ministerio de Justicia y del Derecho y finalmente la cola que cumple una función de timón al volar serían las entidades avaladas para formar conciliadores por su naturaleza académica. Así, la paloma llamada conciliación necesita que todas sus extremidades (elementos del sistema) funcionen armónicamente para poder volar.

Después de la lectura del artículo y el anterior comentario, se invita a pensar en las siguiente preguntas: ¿Qué avances y retos considera que tiene el Sistema Nacional de Conciliación colombiano? ¿Cuáles serían los principales logros de los 20 años de la conciliación? ¿En qué estado de desarrollo nos encontramos en comparación con otros paises en materia de conciliación? ¿Se han cumplido los propósitos por los cuales se expidió la Ley 23 de 1991? sus comentarios son apreciados.

¿Recuerdas tu primer contacto con la resolución de conflictos y qué te motivó el decidirte por la mediación/conciliación?

Tomando el tercer café de la tarde esta sección empieza con una historia que responde a la pregunta del encabezado. La resolución de conflictos y sus métodos de mediación/conciliación son aún poco conocidos, así es que contar el cómo el narrador de este blog terminó trabajando en esta disciplina es la primera invitación para que ustedes se animen también a contar sus historias.

En 1997 estudiando derecho en la Universidad Nacional de Colombia tuve la oportunidad de tomar la clase “La conciliación” dictada por el doctor Hernando Guevara Peñafiel, Director del Centro de Conciliación “Rafael Pardo Leal” de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales. El siguiente año se hizo una convocatoria para escoger dos auxiliares docentes para el Centro de Conciliación y los requisitos para el concurso eran haber cursado la materia mencionada y escribir un ensayo. Mi amigo Jairo Cárdenas me aconsejó que nos presentáramos y después de aplicar fuimos escogidos. Para aquella época mi motivación era contar con el apoyo financiero que daba la Universidad por el trabajo, sin embargo, dicho estímulo fue cambiando en la medida en que tenía más contacto con los usuarios y realizaba conciliaciones en el Centro.

Esta primera experiencia con la conciliación como un mecanismo de resolución de conflictos fue muy satisfactoria, me agradaba recibir a las personas en conflicto y llevar a cabo una audiencia en donde ellas eran las protagonistas. En una futura publicación contaré sobre mi concepto inicial de un conciliador “exitoso” y cómo he cambiado de opinión. Estuve hasta el año 2000 en el Centro de Conciliación de mi primera alma máter. Creo que fue gracias a la oportunidad que me brindó la Universidad de tener una práctica como la conciliación lo que me llevó a pensar seriamente el ser un abogado conciliador. Las Universidades realmente toman a los estudiantes y los forman, así como el escultor da forma a la arcilla, considero que los jóvenes son fácilmente influenciables y así como en una Facultad de Derecho les pueden inculcar muy fuertemente a los futuros abogados el paradigma adversarial de ganar-perder, también pueden enseñar el paradigma colaborativo de ganar-ganar. ¡Gracias profesor Guevara por repetir tantas veces que la conciliación es un “gana-gana”!

Han pasado 17 años desde mi primer contacto con la conciliación, hoy en día cuando me encuentro con egresados de la Universidad una pregunta común suele ser: ¿A qué te dedicaste? Y cuando mi respuesta es “a la resolución de conflictos, conciliación”, la reacción es “¡Ah claro! Eso era lo que hacías en la Universidad”. Es un camino el que se recorre, lo empecé con el derecho y la conciliación y la etapa en la que me encuentro es la resolución de conflictos y los métodos de resolución de conflictos, entre ellos la conciliación. ¿Cuál ha sido tu camino? ¿De qué manera entraste en contacto con la conciliación? ¿Qué te llevó a interesarte por la resolución de conflictos y sus métodos? ¿Cumplió la universidad u otra institución un papel importante en la decisión de dedicarte a la conciliación? ¿Quién te habló primero de la conciliación? Estas son algunas preguntas que buscan invitar a los que lean esta publicación del blog a compartir sus historias.

¿Por qué métodos de resolución de conflictos?

Este blog ha sido titulado como métodos de resolución de conflictos por ser esta una ciencia que tiene como objeto el desarrollar teoría, investigación y práctica que interrumpa los ciclos de violencia. El anterior propósito es tomado de la Facultad para el Análisis y la Resolución de Conflictos (S-CAR por su sigla en inglés) de la Universidad de George Mason, segunda alma máter del narrador de este blog. La resolución de conflictos es una profesión que se puede ejercer aplicando métodos como la conciliación, mediación, facilitación, ombuds, arbitraje, negociación, etc. los cuales son instrumentos para que las partes en conflicto puedan encontrar una solución a los mismos.

El contenido del blog es la resolución de conflictos y sus métodos: conciliación, mediación, facilitación, ombuds, arbitraje, negociación complementado con dos ejes transversales: 1. La práctica reflexiva como proceso en el cual la persona aprende con otros basado en la reflexión de la experiencia y 2. La teoría narrativa y de conflictos aplicada a la práctica de la intervención narrativa en los conflictos, dos marcos desarrollados en S-CAR.

¿Por qué y para qué este blog?

El motivo para crear este blog es la pasión que el narrador tiene por la resolución de conflictos como disciplina y los métodos a través de los cuales se aplica la mencionada ciencia. En la Era de la Información como la ha bautizado Manuel Castells, la forma en la cual las personas se relacionan, aprenden y comunican es altamente influenciada por Internet. Este blog busca ser un punto de encuentro para las personas que comparten la pasión por la resolución de conflictos enfocada en tres áreas: la teoría y reflexión, la práctica y la investigación. Cada uno de estos tres aspectos tiene una sección en el blog: reflexiones con café (teoría y reflexión), manos a la obra (práctica) y letras para compartir (investigación).

La libertad de pensamiento es un principio para interactuar en este blog y para complementar dicho principio, se invita a que los comentarios e información que se publiquen se hagan con amor para que las interacciones construyan espacios donde todos y todas tengan una voz en la resolución de conflictos.